Beber un vaso de agua fría te puede ayudar a bajar de peso

420
agua
Entre más heladita, mejor. El agua, claro está. Bueno, así, la debes tomar si lo quieres es perder peso, aseguran estudios científicos.

REDACCIÓN. El 70% de nuestro planeta está cubierto de agua y más del 60% de nuestro cuerpo está compuesto por agua. En simples palabras este elemento de la Tierra está en todas partes y su consumo siempre nos ayuda a estar más hidratado y saludable.

Ahora, si quieres adelgazar, te presentamos un truco que puede ser infalible: beber agua fría. Así lo aseguran diversas investigaciones.

Diversos estudios señalan que, así, el cuerpo quema calorías de grasa para igualar la temperatura gélida que entra en el organismo humano.

Las investigaciones estadounidenses apuntan que el cuerpo humano quema hasta 15 calorías con cada medio litro que una persona bebe del vital líquido estando frío.

Lea también: Recomendaciones para congelar alimentos durante la cuarentena

Las matemáticas sobre el efecto del agua para adelgazar

Simples matemáticas: Si tomas 7 vasos de agua fría quemarás 100 calorías de más o, lo que es lo mismo, podrías perder hasta 4,5 kilos en un año. Claro, esto sería efectivo si mantienes una alimentación saludable, haces ejercicios y dejas a un lado la comida chatarra.

Los investigadores también recomiendan beber entre tres y cinco vasos al día para que el consumo de agua realmente tenga beneficios para la salud.

“Si bebes dos litros de agua al día, quemarás unas 100 calorías extra. El agua fría aumenta el metabolismo y eso sirve como una especie de quema grasa”, asegura Rachele Pojednic, investigadora del Departamento de Nutrición de Simmons College.

Ahora, no se recomienda usar este método si, por ejemplo, sufres de migrañas y dolores de cabeza. También puede afectar negativamente a quienes sufren acalasia, una enfermedad que dificulta el paso de alimentos por el esófago. Además, el agua fría es muy molesta si padeces de sensibilidad dental.

Cuidado con el insomnio

Los investigadores apuntaron también los riesgos y peligros del consumo excesivo del vital líquido.

Según ellos beber más de la debido puede afectar la función renal. Esto traería consigo problemas cerebrales, cardíacos o respiratorios.