ARSA «sorprendida» con denuncia de pruebas sobrevaloradas; niega vinculación

279
ARSA
¿Autorizó o no ARSA a quienes habrían efectuado compras sobrevaloradas de pruebas rápidas? Francis Contreras desmarca a la entidad de responsabilidad.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Sorprendido reaccionó Francis Contreras, titular de la Agencia de Regulación Sanitaria de Honduras (ARSA), luego de que el doctor Samuel Santos relató cómo en Honduras las pruebas rápidas que cuestan cuatro o cinco dólares, los encargados -delegados por el Gobierno- las adquieren a $100.

En su denuncia, Santos, quien funge como vicepresidente del Colegio Médico de Honduras (CMH), contó cómo se percató del desmesurado precio.

Narró que conoció cómo un hondureño quiso donar dos mil 500 pruebas rápidas al Hospital Mario Catarino Rivas (HMCR) en San Pedro Sula. Ese compatriota se comunicó con el distribuidor en China, quien le externó que tenían un valor de entre cuatro y cinco dólares pero solo podía adquirirlas a las personas autorizadas por el Gobierno.

Cuando el hondureño se contactó con las tres personas autorizadas, se asombró: el precio cambió a 100 dólares. Es decir, los intermediarios estarían agenciándose entre 95 y 96 dólares; y, así, por el monto excesivo, las compraría el Gobierno, que no permite que personas particulares adquieran las pruebas directamente en el extranjero.

Asimismo, Santos acusó que fue ARSA la entidad que autorizó a los tres empresarios para ser los únicos que pueden conseguir las pruebas rápidas para el país desde el mercado internacional.

La versión de ARSA

No obstante, Contreras, por su parte, asegura que más de tres decenas pruebas distintas están autorizadas y que la facultad para traerlas no tiene incidencia de la institución que él lidera; desmarcó a la misma de cualquier responsabilidad en las supuestas compras sobrevaloradas.

«No puedo responder por qué le querían vender a ese precio porque es algo que nosotros no manejamos ni regulamos; pero, sí le puedo decir que en Honduras hay 34 diferentes pruebas rápidas autorizadas, muchas de ellas están en los diversos laboratorios», explicó.

En ese sentido, especificó que las pruebas son de procedencia estadounidense, europea y asiática. Las mismas, han ingresado al país bajo la gestión logística de laboratorios, droguerías e importadores de equipos médicos, afirmó.

Lea también – TSC: Por compras irregulares, les caerá todo el peso de la ley a funcionarios

Precio «exorbitante»

Por el mismo lado, Contreras, también vocero del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER), reiteró que se sorprendió cuando escuchó el precio «tan exorbitante» que divulgó el vicepresidente del CMH.

Al respecto, comentó que hay pruebas con origen en el viejo continente que podrían ser caras, pero no alcanzando esa magnitud.

A su vez, el galeno recordó que las pruebas rápidas «no son las mejores para el diagnóstico de COVID-19»; por tanto, enfatizó que debe aplicarse la de PCR (siglas en inglés de la Reacción en Cadena de la Polimerasa).


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo