CORTÉS, HONDURAS. El hospital móvil de Villanueva para personas con Covid-19 se ubica sobre un terreno prestado por una organización religiosa de ese de ese municipio, pero continúa en desuso debido a que todavía no tiene instalación de servicios básicos.

Pero las interrogantes que surgieron a raíz de esto son: ¿Sabían el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINANGER) y las autoridades de Villanueva la complicación que acarrearía?, ¿por qué no lo ubicaron en un lugar donde la colocación del tendido eléctrico y agua potable fuese más ágil?

El alcalde de Villanueva, Walter Perdomo, contestó a TIEMPO Digital estas preguntas, a las que la ciudadanía no tenía respuesta.

«La verdad que el lugar aquí, para la instalación, es un poco difícil, porque como hay mucho temor, mucha estigmatización. Se pensó en instalarlo en el Estadio Municipal, pero está muy cercano a la población e íbamos a tener líos. Por eso la Iglesia Reformada prestó ese terreno», fueron las declaraciones del edil.

Pero el terreno prestado por la iglesia tiene sus ventajas, como el fácil acceso y la ubicación estratégica en el bulevar principal de la ciudad. «Es el único lugar accesible al bulevar que tenemos, no tenemos otro y ese es el problema», agregó el alcalde.

Le podría interesar: Walter Perdomo: Caos incontrolable «a la vuelta de la esquina» en Villanueva

Más «líos»

Pero la estigmatización y temor de las personas no fueron los únicos «líos» que enfrentaron las autoridades, sino que también la tardanza de la instalación de servicios básicos que resultó ser más «onerosa» de lo que se esperaba.

«La dificultad más grande es la energía eléctrica, que no se contaba con que sería onerosa la instalación, pero esperamos que en unos dos o tres días tener conectada la energía para el hospital«, señaló el edil mediante una llamada telefónica a un periodista de este medio.

La gente de Villanueva denunció que el hospital no tenía duchas o baños, fluido eléctrico o tuberías para agua. Medios de comunicación fueron al lugar y lo confirmaron. En efecto, la «inversión» de L5,5 millones estaba abandonada. No obstante, «Esperamos que esta semana lo echen a andar», confesó Walter Perdomo.

Asimismo, el alcalde aseguró que la Municipalidad de Villanueva ya está trabajando en la habilitación del sistema de agua potable y aguas negras, que prácticamente es un trabajo que ya está terminado, según dijo.

«Estamos listos, tan solo solo esperando que instalen la energía eléctrica y esperamos que esta semana ya esté funcionado», hizo énfasis el alcalde y, además, agregó que «ya tenemos los médicos que van a estar ahí».


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información sobre el COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo