VÍDEO: miembros de la Ultra Fiel causan estragos en un establecimiento cercano al Morazán

307

SAN PEDRO SULA, CORTÉS. Después del partido entre Real España contra el Olimpia, ayer en horas de la noche, los miembros de las barras de ambos equipos protagonizaron sendos disturbios, dentro y fuera del estadio Morazán.

La Policía trató de contener la situación dentro del recinto deportivo a punta de gas lacrimógeno. Espontáneamente lograron dispersar a los enardecidos barristas, quienes salieron a la calle en veloz carrera.

Tras abandonar las gradería, los miembros de la «Ultra Fiel» siguieron su relajo a lo largo y ancho de primera calle. A su paso iban golpeando personas y se llevaban todo lo que se les ponía enfrente.

Vídeo

Para tener prueba de ello, varias personas grababan con sus celulares todo el desorden que estaban ocasionado los fanáticos. Uno de los vídeos se hizo viral en las redes sociales.

En el se observa el momento en que una turba golpea de forma salvaje a unas personas en una gasolinera cercana al estadio. En un momento se logra escuchar los gritos de dolor y miedo de una mujer.

Aunque, no fue posible identificarla debido al fuerte grupo que seguía en su festín de golpes. En las imágenes logra verse que los involucrados utilizan objetos de plásticos para seguir golpeando a su víctima.

Negocio

Los encargados del establecimiento decidieron apagar las luces. Esto, con la intención de incentivar a los barristas a irse. No obstante, los aficionados olimpistas continuaron como si nada pasara.

Los ciudadanos que grabaron el incidente bochornoso, temían por algo peor. Puesto que otro de los agredidos, aparentemente era el guardia de seguridad del lugar. Se presume que este no quiso usar su arma de reglamento para evitar una tragedia.

De interés: SPS: hombre se suicida dentro de un establecimiento de comidas rápidas

El numeroso grupo de la «Ultra Fiel» tiraba objetos al negocio de conveniencia, queriendo quebrar los vidrios del mismo.

Es importante decir que en el vídeo se observa un patrulla en el local, pero no intervinieron en el conflicto. Al igual que dentro del estadio, la seguridad no fue garantizada en este partido de fútbol.

Sin medidas

No es la primera vez que sucede este tipo de acontecimientos en juegos de esta magnitud en Honduras. Son reiterados los disturbios protagonizados por estos grupos organizados.

Estos «relajos» siguen ocasionado que la familias se alejen de los escenarios deportivos, por miedo a se víctimas de un golpe, pedradas y hasta del gas que lanza la policía para mantener el «orden».