Rubilio no perdona: “El que me lesionó ni siquiera se fue a disculpar conmigo”

237

Tegucigalpa.- El delantero de Motagua Rubilio Castillo, no la pasa muy bien después de la lesión que le ocasionó el jugador del Real de Minas en el juego de este miércoles en el cierre de la primera vuelta.

Rubilio sufrió una lesión en el partido ante Real de MInas en el estadio de Danlí.

Luego de su salida, Rubilio, pasó hospitalizado en un centro asistencial. Además el jugador no podrá enfrentar al tauro de Panamá y será una baja muy importante al menos 15 días con los azules.

El delantero se refirió al mal momento que pasó mientras disputaba un balón contra Ronald García, defensor de los “mineros”.

“Antes de que me lesionara tuvimos un roce en el campo pero después fue cuando todo pasó”, inició diciendo el jugador en entrevista a un medio local.

El jugador relató todo lo que pasó dentro del campo y la desilusión que le dio tener que dejar al equipo. Cabe recordar que Motagua empató sin goles con el Real de Minas.

“Cuando la pelota va en el aire él me miró de reojo. Yo salté a disputar el balón y él sacó el codo y me pegó en la cara. No sé si fue por la calentura que llevaba por el primer roce que tuvimos que él entró a hacerme daño”, detalló Castillo.

Y agregó: “Yo casi pierdo el conocimiento, luego del golpe, levanté las manos para que me atendieran de inmediato”, siguió.

Después del hecho tan triste para el jugador y para la afición, el árbitro central Héctor Rodríguez, no amonestó al jugador del Minas; a lo que Castillo confesó:

“Yo no quiero generar polémica pero cuando le dije al árbitro que me habían fracturado; él me dijo que era una jugada normal. Eso es todo lo que diré porque no quiero hablar del arbitraje ya que a uno lo castigan”.

Una falta con intención

Roruca, contó que las disculpas llegaron, pero no por medio del jugador sino, por un miembro de la directiva del Real de Minas.

“No le acepto las disculpas porque creo que lo hizo con mala intención. Se ve claramente que él va con la idea de lastimarme. No podés entrar a un partido con ese deseo de lastimar a un colega. Yo no le guardo rencor a García, es más le deseo lo mejor. Soy un profesional del fútbol y de esto vivimos.

“Lo único es que no podés salir con mala intención. Yo siempre voy a pelear el balón pero no de forma desleal. El que me lesionó ni siquiera se fue a disculpar conmigo”, cerró.