Rector: Las protestas afuera de la UNAH no son nuestra responsabilidad

292
Cuando las autoridades policiales no participan con bombas lacrimógenas, estas acciones se diluyen rápidamente.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Francisco José Herrera Alvarado, rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), aclaró que las protestas que se suscitan en las afueras de Ciudad Universitaria no son responsabilidad de la rectoría de dicho centro.

Las protestas en las cercanías de la UNAH han sido una constante en los últimos meses. En las mismas participan jóvenes encapuchados que, además de enfrentarse a la Policía Nacional, provocan daños en varias infraestructuras de la propiedad privada. Sin embargo, las clases en la máxima casa de estudios, se han impartido con normalidad.

“Pese a las dificultades en el exterior, adentro de la universidad no hemos tenido ninguna aula cerrada. Todas las actividades académicas se han desarrollado con normalidad”, destacó Herrera.

De manera similar, lamenta que “hemos tenido el agravio de las bombas lacrimógenas que tiran y que afectan el desarrollo en estas áreas (Ciudad Universitaria)”. Como también daña la integridad humana de las estudiantes que deciden asistir a clases, agregó.

Lea también: https://tiempo.hn/urtecho-unah-y-pn-son-cobardes-no-controlan-protestas/

¿Qué hace la UNAH para evitar estas protestas?

El rector de Ciudad Universitaria detalló que “es muy poco lo que podemos hacer, corresponde a las autoridades (policiales). “Algunas (protestas) de las que hemos sido testigos, en donde viene gente en buses de otros lados y llegan a sumarse a las mismas”.

“No podemos atribuir a esas protestas el cien por ciento de las mismas a estudiantes de la máxima casa de estudios”. A juicio del rector, las protestas “no son responsabilidad nuestra (autoridades de la UNAH), controlarlas”.

El académico estableció durante la entrevista que la presencia del gas lacrimógeno desata la violencia. Esto es así debido a que “cuando las autoridades policiales no participan con bombas lacrimógenas, las acciones se diluyen rápidamente».

«Es evidente que cuando la policía lanza gas lacrimógeno esos muchachos se alebrestan, los que están afuera. Y digo muchachos porque no les puedo referir de otra manera porque no me consta que sean estudiantes de esta universidad”, enfatizó.

A su vez, hizo un llamado a las autoridades competentes ya que “debe haber un cambio de táctica, yo no soy experto en eso. Pero los expertos deben de considerar otras posibilidades”, propuso el académico.

“Hay que analizar de qué manera se puede controlar eso. Pero no le corresponde a la rectoría de esta universidad llevar acciones investigativas afuera de los predios universitarios”.

En resumen, Herrera mencionó que “los portones accesorios los tenemos abiertos. El día de ayer por la tarde-noche todas las aulas estaban completamente llenas. Y por lo tanto la carga académica de la universidad transcurre con normalidad”.