31.7 C
San Pedro Sula
miércoles, febrero 1, 2023

Rechazo al subsidio energético se debe a que genera distorsiones

Debes leer

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- El gobierno hondureño prometió un subsidio de energía para aquellas personas consideradas como “las más pobres”, y cumplió; sin embargo, dejó a otro sector de la población inconforme, pues tiene que cubrir el costo de ese beneficio.

En las últimas semanas, las autoridades anunciaron que el costo de esa energía lo debían cubrir los consumidores industriales y comerciales. La situación comenzó a causar malestar cuando la factura de energía llegó cargada con aumentos. En un apartado que dice “aporte de energía gratis” se detalla cuánto es el cargo que esa persona está cubriendo para que otros tengan energía gratis.

Según dijo el jefe del Departamento de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Henry Rodríguez, la molestia se genera por varias razones. La primera la calificó como “falta de solidaridad”.

El economista también explicó para Diario Tiempo cómo es que funciona el subsidio aplicado a la energía.

“Estamos en presencia de lo que se conoce como un subsidio cruzado, en donde un segmento de la población con mayores ingresos va a pagar una tarifa diferenciada para poder cubrir el consumo de quienes no pueden hacerlo”, manifestó.

“Hay un rechazo por una serie de razones, la primera es un tanto falta de solidaridad para ayudarle a los más pobres. Luego es que ese tipo de subsidios genera distorsiones en la economía“, añadió el economista.

Los consumidores comerciales e industriales se están haciendo cargo del pago de energía de “los más pobres”.

Desestabiliza la economía

De acuerdo con lo que explicó Rodríguez, los subsidios que cubre el pueblo hondureño generan desestabilización en la economía de las personas porque al tener que sacar dinero de su presupuesto para cubrir el subsidio, una persona deberá dejar de consumir otro producto.

“Si esa persona que va a pagar ahora más por cubrir las necesidades de otro significa que va a disponer de menos ingresos. Le está restando posibilidades de consumo, la gente se preocupa”, aseveró.

Rodríguez explicó que si es el sector comercial e industrial el que paga también se verá reflejado en el bolsillo de los consumidores de los productos que ellos generan, que a la larga son aquellos que se había “salvado” de pagar energía.

“Si al segmento al que se le va a cobrar más es el empresariado, gente del comercio y que tienen tiendas, ellos simple y sencillamente lo van a trasladar vía precios. Al incrementarse el costo de ellos, lo que van a hacer es trasladarlo y luego entonces se vuelve una especie de espiral“, señaló.

Lea además: ¿Qué significa el “aporte energía gratis” de su factura?

Precariedad de ingresos

Según dijo el economista, el subsidio no es de parte del gobierno, sino de consumidores para otros consumidores. Dijo que el gobierno hondureño no se puede hacer cargo de cubrir el subsidio por la precariedad de ingresos y los problemas financieros por los que atraviesa.

“Que el gobierno asuma esa responsabilidad sería como profundizar más en el desequilibrio fiscal que estamos viviendo en este momento. Se le hace más fácil al gobierno pasarle esa carga a otros que hacerlo ellos”, recalcó Henry Rodríguez.

Una de las soluciones que el economista plantea es que el gobierno deje de otorgar subsidios y que comience a generar oportunidades para las personas.

“La gente no necesita que le estén subsidiando ni regalando, lo que necesitamos es que se generen oportunidades para ellos, trabajo digno, fuentes de empleo“, dijo. Además, consideró que “esto ayudaría más que estar dando subsidios a las personas”.

Otro punto que destacó es que el subsidio debe focalizarse para que llegue a aquellas personas que en realidad lo necesitan.

Pagar lo que otros consumen genera desestabilización, considera el economista.

Medidas populistas

El jefe del Departamento de Economía también consideró que brindar algunos servicios gratis es una medida populista. Señaló que es algo que los políticos hacen para “quedar bien” con el pueblo.

No obstante, lamentó que al final estas medidas afectan a la economía del país más de lo que benefician.

“Estas medidas son un tanto populistas y están más orientadas a quedar bien con la población y a mantenerlos contentos que a ayudarles. A lo largo es mayor el daño que le hacen a la economía que el beneficio que recibe ese sector de la población que quieren beneficiar”, apuntó.

Para este especialista, Honduras no necesita que se regalen cosas, necesita generar oportunidades, empleos para que las personas puedan cubrir sus necesidades por sí solas.

“Lo que necesitamos es un plan estratégico a mediano y largo plazo para generar empleo a través de la inversión productiva”, concluyó.


Nota para nuestros lectores: 

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: https://bit.ly/2Z2UF3j.

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Última Hora

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido