22.3 C
San Pedro Sula
jueves, diciembre 8, 2022

¿Peligroso? Descubra por qué sus manos pueden estar frías

Debes leer

SALUD. Muchas personas se han acostumbrado a tener siempre las manos frías y no le dan importancia, más allá de la sensación de incomodidad que las lleva a intentar calentarlas, posándolas sobre otra zona de su cuerpo más caliente, como el cuello.

También, es habitual que tarden más tiempo en conseguir calentarlas después de haberlas expuesto al frío tras permanecer al aire libre en invierno o en un espacio interior, pero con aire acondicionado, o tras sumergirlas en agua fría o tocar alimentos que estaban en la nevera o el congelador.

Por lo general no es algo preocupante, sino una peculiaridad más porque no todos tenemos la misma tolerancia al frío o al calor.

Cuando las manos se mantienen frías en condiciones de temperatura ambiente templada o cálida, o tardan demasiado en calentarse, podría deberse a una mala circulación sanguínea y conviene consultar al médico para prevenir posibles complicaciones.

Vea también – Dolor en las manos y pies, otro síntoma del COVID-19

causas de manos frías
La mala circulación es una de las causas más comunes de las manos frías.

Por qué tengo las manos frías: causas y cuándo es patológico

Además de la exposición a un ambiente frío, o al manejo de objetos a bajas temperaturas, las manos se pueden enfriar debido a una enfermedad o un problema de salud, entre otras causas como:

  • Mala circulación sanguínea: puede ocurrir que la sangre no llegue bien a las extremidades, en este caso los dedos de las manos. Esto puede estar relacionado con hábitos poco saludables, como el sedentarismo, ya que hacer ejercicio físico favorece el flujo sanguíneo.
  • Tabaquismo: fumar también puede causar un estrechamiento de las arterias.
  • Causas hormonales: las mujeres tienen más probabilidades de tener fríos tanto los pies, como las manos, sobre todo en ciertos momentos de su vida, como durante el embarazo o en la menopausia.
causas de manos frías
La mayoría de personas que padecen de este problema tienen dificultad en calentar sus manos una vez ya heladas.
  • Estrés o ansiedad: cuando estamos muy nerviosos o tenemos que enfrentarnos a una situación muy estresante se nos pueden helar las manos, porque se altera el riego sanguíneo.
  • Diabetes mal controlada: si el paciente diabético no sigue un tratamiento adecuado, la enfermedad puede afectar a la circulación e impedir que la sangre llegue correctamente a las extremidades.
  • Anemia: se produce una disminución de glóbulos rojos. Además, como estos se encargan de transportar el oxígeno a todos los órganos del cuerpo, la oxigenación es deficiente y la temperatura se regula peor.

Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: https://bit.ly/2Z2UF3j.

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Última Hora

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido