Opinión de Filiberto Guevara: El drama humano del suicidio

330
Filiberto Guevara, médico y columnista
Filiberto Guevara, médico y columnista

Por: Dr. Filiberto Guevara Juárez. “El suicidio (del latín: suicidium) es el acto por el que una persona de forma deliberada se provoca la muerte. Por lo general es consecuencia de la desesperación derivada o atribuible a una enfermedad física, una enfermedad mental —como la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia o el trastorno límite de la personalidad—el alcoholismo o el abuso de sustancias.

No obstante, el más «importante» factor de riesgo individual es el antecedente de un intento de suicidio no consumado.

A menudo influyen diversos factores estresantes como las dificultades financieras, los problemas en las relaciones interpersonales o el acoso psicológico.”

“Los métodos de suicidio varían por país y están parcialmente relacionados con su disponibilidad. Los más comunes son el ahorcamiento, el envenenamiento con plaguicidas y la manipulación de armas de fuego. Esta fue la causa de muerte de 817 000 personas globalmente en 2016, un aumento en comparación con las 712 000 muertes por esta razón en 1990.

Por lo anterior, el suicidio es la décima causa de muerte a nivel mundial, elevándose a la segunda entre jóvenes de 15 a 29 años. Es más común en hombres que en mujeres; los primeros tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades de suicidarse que las últimas.

Se estima que cada año hay de diez a veinte millones de intentos de suicidio, que cuando no son mortales pueden aún acarrear lesiones e incapacidades a largo plazo. Por su parte, los intentos no consumados son más comunes en jóvenes y en mujeres.”

De todo lo anteriormente expresado, se deduce que el suicidio es un problema a nivel mundial, que año tras año, se incrementará y llegará un momento en el cual alcanzará cifras aún más alarmantes.

Cuando una persona se suicida, dentro del contexto familiar de esa persona, se desarrolla todo un drama humano, debido a que sus parientes siempre se preguntarán hasta que punto ellos fueron culpables por acción o por omisión, al no haberle prestado la debida atención al ser querido que tomó tan fatal decisión de quitarse la vida.

Si es una madre la que se suicida y deja varios hijos, esto se convierte en un verdadero drama para ellos. Si es un padre, también. Si es un hijo, lo más probable es que la herida sentimental en el corazón de los padres jamás se restaurará. Dicho sentimiento doloroso aflorará aún más durante la fecha de natalicio del ser querido, o durante las festividades familiares, como las de fin de año.

La única manera de prevenir un poco los suicidios es identificar tempranamente dentro del núcleo familiar; los factores de riesgo “determinantes, precipitantes o predisponentes, ya sea índole social, predisponentes culturales, biológicos, el padecer de alguna enfermedad mental (trastorno depresivo, trastorno bipolar, esquizofrenia, trastorno del espectro autista, trastorno de la personalidad, trastorno de la conducta alimentaria”.

También es muy importante el soporte mediante sicoterapia al adolescente en el cual se sospecha que puede llegar a suicidarse. Según estudios llevado a cabo por expertos en el problema del suicidio; pueden haber diversos factores genéticos asociados a un mayor riesgo suicida, con condiciones precipitantes tales como: la pobreza, violencia, desempleo, migración, y, el abuso de sustancias nocivas al organismo, como las drogas, el alcohol…etc.

Y así como el uso y abuso de medicamentos para el tratamiento de la ansiedad, tales como los tranquilizantes mayores y menores, tipos benzodiacepinas e hipnóticos en general. Según datos estadísticos, a nivel mundial se suicidan más los hombres que las mujeres. Pero estas últimas lo intentan más veces. En países como China y Corea del Sur se suicidan más mujeres que hombres.

El suicidio es la décima causa de muerte a nivel mundial, elevándose a la segunda entre jóvenes de 15 a 29 años. Se estima que cada año hay de diez a veinte millones de intento de suicidio a nivel mundial.

Los medios a utilizar por la persona que se suicida, dependerá de los que tenga más a su alcance. En Estados Unidos, por ejemplo, por ser un país donde las armas de fuego están muy al alcance de las personas; aproximadamente el 50% usan ese medio.

Según la Organización Panamericana de la Salud se determinó que entre 2005 y 2009 los 3 primeros métodos de suicidio fueron los siguientes: asfixia, intoxicación y disparo por arma de fuego.