Omoa: «¿Cuándo van a arrancar?», familias en riesgo de inundación por falta de bordo

533
Omoa

CORTÉS, HONDURAS. Si ya tiene presupuesto y también la empresa constructora, «¡¿Por qué no arrancan?!», pregunta el alcalde de Omoa, Ricardo Alvarado, a la Comisión para el Control de Inundaciones del Valle de Sula (CCIVS) respecto a la edificación del bordo de Tegucigalpita.

Desde hace tres años, unas 9,000 familias sufren riesgo inundaciones durante la temporada lluviosa en ese sector, debido a las crecidas de los ríos, comentó a TIEMPO Digital el alcalde, y justo ahora que ya hay ciclones en el mar Caribe, la preocupación aumenta.

«La población de Tegucigalpita le exige a la Comisión del Valle de Sula que agilice el proyecto de la borda, ya que viene el invierno y es una zona muy vulnerable a las inundaciones», dijo con preocupación el jefe edilicio.

El proyecto consiste en levantar una barrera que contenga el agua cuando el río crezca producto de los torrenciales aguaceros, «para que no se lleve a la comunidad», señaló que alcalde.

«¡Ya basta!, ¡Ya es suficiente!, ¡Tanta mentira, tanto todo! Hace como tres años estamos esperando y de verdad le hacemos un llamado enérgico a la Comisión», agregó él durante la llamada telefónica.

Lea¡Otra vez! Omoa se llena de basura procedente de Guatemala

Más gente en riesgo

Pero Tegucigalpita no es el único pueblo en peligro, dijo el mandatario municipal, sino que hay uno «que está, todavía, más en riesgo«, y ese «es Cuyamelito«. «Necesitamos que vengan a hacer una inspección a Cuyamelito«, contó el alcalde.

No quiere que la historia se repita

Años anteriores, la Municipalidad ha dado albergue durante meses a más de 100 familias que quedan damnificadas a causa de las inundaciones, pues pierden gran parte de sus pertenencias y, en el peor de los casos, su hogar entero, comentó Alvarado.

La Alcaldía tiene como responsabilidad cubrir las necesidades de cada ciudadano durante la temporada de lluvias, pero, el costo durante esa época fuese mucho menor si el proyecto ya estuviese ejecutado, agregó.

«Es una carga para la municipalidad, pues toca darles alimentación los tres tiempos (a los damnificados), medicamentos y todo lo demás que lleguen a necesitar«, dijo.

«A la semana, solo en alimentación, se nos van unos L10,000 a la semana«, agregó el alcalde, cantidad podría parecer muy poco, pero se debe tomar en cuenta que Omoa es un municipio pequeño.

Alvarado señaló que justo a esta fecha el nivel de los ríos es normal, es decir, no hay peligro. Por tanto, es el momento idóneo para iniciar la construcción. «Tienen el dinero en las manos, ya está el contratista… ¡¿Por qué no arrancan?! Un llamado al ingeniero Sergio Villatoro«, director de la CCIVS, pronunció.

Consultado sobre cuánto tiempo tardaría la construcción desde el día que inicie hasta su terminación, contestó que «unos dos meses«, por lo cual, es crucial que se comience este mismo mes para que en octubre ya esté listo.

Pérdidas

Por último, Alvarado dijo con agrado que, pese a las inundaciones que surgen durante la temporada de lluvia, durante su gestión no se registra pérdidas humanas, «Pero, lastimosamente, sí de vacas, gallinas, cerdos«, que son el sustento de las familias.

«La afectación total es tremenda: prácticamente haciendas completas. Y tenemos una población en riesgo, que ya las viviendas están cerca del bordo del río, y en un creciente, creo que serían unas 30 casas las que se irían, y si no le ponemos atención, se puede llevar a todo el pueblo«, concluyó.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información sobre en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: Whatsapptiempo.