Observatorio de la Violencia: 52 niños se han suicidado en lo que va del 2019

430
suicidio
Uno de los factores que llevan a los niños y adolescentes al intento del suicidio están vinculado a la disciplina autoritaria que ejercen algunos padres sobre ellos.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La coordinadora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) Migdonia Ayestas, informó que hasta el mes de septiembre del 2019, se registró que 52 menores de edad decidieron quitarse la vida.

En ese sentido, la especialista señaló que de las 52 víctimas que se han contabilizado, 27 son mujeres. Mientras tanto 25 son varones jóvenes, puesto que sus edades comprenden edades entre 10 a 18 años.

Entre los métodos de suicidio que estos jóvenes han utilizado, Ayestas indicó que en su mayoría han optado por la asfixia. Otros ingieren algún tipo de veneno para quitarse la vida.

Por su parte, la coordinadora del Observatorio de la Violencia destacó que uno de los factores que llevas a los niños y adolescentes al intento del suicidio, están vinculado a la disciplina autoritaria que ejercen algunos padres sobre ellos.

De esa forma, señaló que cuando los jóvenes se ven obligados a enfrentar problemas, como ser académicos, entre ellos la reprobación de su año escolar, buscan el suicidio como la única salida a sus problemas, ya que lo ven como puerta fácil.

Lea también: Honduras: 42 suicidios de menores se registras en 2019

Múltiples factores llevan a suicidio

Por otro lado, Migdonia Ayestas explicó que otro factor es la ruptura amorosa de alguna relación sentimental. Puesto que muchos «creen que se les acabo el mundo, al haberse dejado con la o el que consideran el amor de su vida», resaltó.

Entre los factores que llevan al suicidio, también agregó que la mala relación familiar y la falta de verdaderas amistades o compañía cultivan la depresión profunda. Detalló que esto con el tiempo lleva al suicidio.

Además, mencionó que el abuso sexual es otro factor que motiva la decisión de quitarse la vida, puesto que las víctimas, muchas veces sufren este terrible mal dentro del ámbito familiar por muchos años sin encontrar salida.

Por último, la especialista manifestó que otro factor más que afecta mucho es la desintegración familiar que produce la migración.