OACNUDH condena la muerte de reos en «El Pozo» y responsabiliza al INP

146
OACNUDH
Las muertes en Támara y en el Pozo, son condenadas a través de las redes sociales por el organismo.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH) lamentó la muerte de dos privados de libertad en la cárcel de el Pozo en Ilama, Santa Bárbara.

Como de costumbre la oficina –dirigida por la argentina María Soledad Pazo– condenó desde las redes sociales los incidentes que ocurren en el país. En esta ocasión, el reclamo surgió por la supuesta «riña» que terminó con la vida de dos integrantes de maras.

En ese sentido, la OACNUDH reprochó que «en menos de un mes» ya documentaron al menos cinco muertes violentas en la penitenciaria de Támara y en la cárcel que se edificó en Ilama.

OACNUDH
La organización ha documentado los últimos incidentes violentos que terminaron con muertes violentas dentro de cárceles hondureñas.

Lea también: German McNeil: reyerta en Támara fue por demanda de alimentos de reos

Siguen con sus exhortaciones al Gobierno

En consecuencia a lo detallado, el ente instó a las autoridades penitenciarias «responsables de la custodia y seguridad» de los reos, comenzar a atender las causas estructurales que generan «los lamentables hechos».

OACNUDH reiteró que no es la primera vez que se pronuncian sobre lo que ocurre en las cárceles hondureñas. En ese sentido, invitaron por, enésima vez, a implementar las recomendaciones y así cesar las muertes de los encarcelados.

Más allá de lo expuesto, en su breve reclamo también mencionaron que el Ministerio Público debe realizar su trabajo. Es decir, avanzar con los casos de muertes violentas de personas bajo custodia del sistema penitenciario.

Las muertes 

Cabe recordar que el pasado domingo 30 de junio, dos integrantes de la Mara Salvatrucha (MS13) murieron en una supuesta reyerta en la cárcel –catalogada como un recinto de máxima seguridad– de el Pozo.

La supuesta riña, ocurrió específicamente en los módulos 5 y 6 de la cárcel en mención. Las víctimas fueron identificadas como Junior Membreño Díaz y Duanys Vásquez Espinal.

Sobre el tema, el Comisionado de prevención de la tortura, Orle Solís, reveló que en un informe preliminar, se constató que las víctimas murieron por asfixia provocada por gas lacrimógeno.