Así funciona el nuevo método que ayuda a reparar daños por ataque cardíaco

146
ataque cardíaco
Este elemento se cose al corazón después de ser cultivado en un laboratorio con base en una muestra de células del propio paciente.

REDACCIÓN. Científicos británicos desarrollaron un nuevo método que podría ayudar a reparar el daño causado por un ataque cardíaco: un parche pulsante que contiene hasta 50 millones de células madre vivas y latentes.

Este elemento se cose al corazón después de ser cultivado en un laboratorio con base en una muestra de células del propio paciente. Tiene un tamaño de 3 centímetros por 2 centímetros.

Después de la operación debe convertirse en un músculo sano y funcional. Además, el parche tiene capacidad de liberar sustancias químicas que ayudan a reparar y regenerar las células cardíacas originales del paciente.

Lea también: Científicos hallan el «talón de Aquiles» de los tumores cancerosos

Ensayos con pacientes en dos años

Los investigadores del Colegio Imperial de Londres probaron el parche en conejos. Según los resultados, el método parece ser seguro. En lo que se refiere a los ensayos con pacientes, deberían comenzar en los próximos dos años. Las declaraciones las brindaron los autores en la reunión de la Sociedad Cardiovascular Británica. El evento se celebró el pasado junio en Mánchester (Reino Unido).

El parche se usaría después de un ataque al corazón. Normalmente ocurren debido a la obstrucción de una arteria que bloquea el flujo sanguíneo al músculo del corazón y lo priva de oxígeno y nutrientes. Esto afecta negativamente la capacidad del corazón de bombear sangre y puede causar una insuficiencia cardíaca incurable.

Uno de los investigadores del proyecto, el doctor Richard Jabbour, expresó su esperanza de que «un día» estos parches se conviertan en tratamientos rutinarios.

Las tareas cotidianas de las personas que sufren una insuficiencia cardíaca, una condición debilitante, se convierten en algo increíblemente difícil, subrayó el profesor Metin Avkiran. Él es de la Fundación Británica del Corazón y financiero de la investigación. «Si podemos arreglar el corazón y ayudarlo a sanar, podríamos transformar la perspectiva de estas personas», concluyó.