Pacheco: «El Estado falló en no dar protección a Berta Cáceres»

Berta Cáceres fue asesinada a tiros el pasado 3 de marzo en su vivienda en la ciudad de La Esperanza, zona occidental de Honduras.

2648

TEGUCIGALPA. El titular de la Secretaría de Seguridad, Julián Pacheco Tinoco, en comparecencia a los medios de comunicación aceptó que el Estado hondureño falló en ofrecerle protección la dirigente indígena Berta Cáceres, partiendo que ella gozaba de medidas cautelares.

Según el funcionario “se falló en la continuidad, debimos haber mantenido ese trabajo las 24 horas y no lo hicimos, cometimos varios errores. Falló la coordinación y es un problema que tenemos que corregir”.

Pacheco declaró que “teníamos la obligación de protegerla, fallamos en la protección”. Al tiempo que confirmó que las autoridades policiales tenían comunicación constante con ambientalista hondureña.

Cáceres, coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), tenía medidas cautelares por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh).

Lee también: Publicación de The Guardian es “historia falsa”

RECTIFICACION DE OFICIALES

En relación a la rectificación de los oficiales de policía hondureña, mencionó que ya fueron evaluados por la Comisión de Depuración, se verificará hasta el próximo año.

“Eso será hasta el otro año porque ahorita estamos en un proceso de terminar la primera fase, después vendrá una reevaluación de los que han quedado certificados”, afirmó el titular de Seguridad.

MUERTE DE BERTA CÁCERES

La dirigente del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), Berta Cáceres, fue asesinada en el mes de marzo en su casa habitación, ubicada en La Esperanza, Intibucá.

El hecho se produjo a la 1:00 de la madrugada en la residencial El Líbano, cuando un hombre forzó la entrada de la vivienda e ingresó para matarla a balazos.

Te puede interesar: Familiares de Berta Cáceres se reúnen con la MACCIH

La reconocida dirigente indígena estaba acompañada por un expositor de origen mexicano, quien supuestamente es testigo del crimen.

Berta Cáceres.
Berta Cáceres.

Salvador Zúniga, exesposo de Cáceres, detalló que los guardías de seguridad manifestaron que minutos después de su muerte observaron que un carro blanco salió velozmente de ese sector. Su hermano Gustavo Castro declaró que Cáceres recibía constantes amenazas y que la semana pasada ofreció una conferencia de prensa para denunciar el asesinato de cuatro indígenas.

En tanto, su madre Austraberta Flores, dijo que su hija era víctima de constantes amenazas y que su vida peligraba.”La lucha de ella era a favor de los pueblos indígenas”, indicó. Además libraba una lucha contra una empresa hidroeléctrica en la comunidad de Río Blanco, Santa Bárbara.

En abril del 2015, Berta Cáceres recibió el premio medioambiental Goldman en Washington y en ese evento declaró que “me siguen, me amenazan con matarme, con secuestrarme. Amenazan a mi familia. Esto es a lo que nos enfrentamos”.

La fémina era una conocida defensora de los derechos humanos tenía medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).