Jaír Meza niega venta de bombas lacrimógenas a estudiantes; culpó al MEU

531
jaír meza
De acuerdo al portavoz, tienen información que las bombas de gas lacrimógeno son compradas por integrantes del MEU.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Luego de que el director del Instituto Técnico Honduras (ITH), Nelson Cálix, denunciara que agentes de la Policía Nacional venden bombas de gas lacrimógeno a los estudiantes, el portavoz de la Secretaría de Seguridad, Jaír Meza, lo negó y culpó al Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) de adquirirlas en Nicaragua.

Meza negó la denuncia y dijo que investigaciones del Estado establecen que los jóvenes del MEU adquirieron artefactos en el país vecino.

“Hay información que el MEU compra estas bombas en Nicaragua”, dijo el portavoz. Asimismo, aseguró que realizan las investigaciones para detener este ilícito. En ese sentido, prometió que revelarán el resultado de las mismas en los próximos días.

Cabe mencionar que durante un enfrentamiento reportado esta mañana entre estudiantes y policías, se lanzó una bomba lacrimógena desde las aulas del ITH. Dicha acción disparó las alarmas en vista que ese tipo de artefactos está en poder de los jóvenes.

De acuerdo a lo que se informó, la situación desató pánico y caos entre estudiantes y maestros del referido centro de educación media. Debido a eso, decenas de personas tuvieron que ser evacuados para no ser afectados por el gas.

Ante esta situación, el director del centro estudiantil, Nelson Cálix, denunció que varios estudiantes le confiaron que adquieren el gas lacrimógeno de manos de agentes de la Policía, quienes se las venden a bajos precios.

Le puede interesar: Taxista muere al inhalar gas lacrimógeno en la capital hondureña

Gas lacrimógeno sí causa la muerte o secuelas permanentes

Expertos señalan que el gas lacrimógeno no solo causa efectos físicos, sino también consecuencias emocionales y problemas en el cerebro: lesiones, discapacidad y hasta la muerte.

Según dijeron los entendidos, actualmente hay un gran desarrollo de armas de control de masas. Estas pueden ser a base a agua, electromagnéticas y proyectiles «inofensivos». También entran dentro de este grupo los químicos, como el gas lacrimógeno.

Históricamente, se categorizó como «no mortal», es decir, que no causa lesiones permanentes. Pero en su lugar, tiene consecuencia tales como irritación de los ojos, lagrimeo, dificultad respiratoria y, psicológicamente hablando, desorientación.

Sin embargo, esta percepción está cambiando. Ahora se conocen casos de lesiones permanentes y moderadas. En su mayoría son causadas por el uso indebido.