Taxista muere al inhalar gas lacrimógeno en la capital hondureña

396
Gas lacrimógeno
Foto de referencia.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Un conductor de taxi de la tercera edad falleció este día, debido al gas lacrimógeno que inhaló tras un ataque de la Policía, de acuerdo a sus familiares.

La victima fue identificada como Marco Antonio Espinoza, de 65 años de edad. El hecho se suscitó ayer en horas de la noche en la Residencial Honduras.

Ambulancia no llegó

De acuerdo a uno de sus familiares, él llamo al Sistema de Emergencia 911, pero debido a sus nervios no pudo dar la dirección exacta. Por tal razón fue transferido a otro departamento.

Sin embargo, dicha respuesta tardó un aproximado de cinco minutos. «No podemos mandar ambulancias a ese sector por las protestas», contestó la operadora, según el familiar.

Ante esta situación, los parientes reaccionaron con enojo y se preguntan que «cómo es posible que por una protesta nos digan que no pueden llegar».

«No creo que nosotros como hondureños no tengamos corazón al ver una ambulancia y no dejarla pasar», comentaron.

Lea también: Dictan detención judicial a sospechoso de quemar llantas en la embajada americana

Asimismo, denunciaron que la persona que los atendió no quiso dar su nombre; ya que como familia afectada quieren interponer una denuncia. «Para eso están, para servirle al pueblo y no a otro tipo de personas», expresaron.

La familia aclaró que Espinoza no pertenecía al grupo de la manifestación, sino que se encontraba en el lugar dejando la unidad de taxi que a diario conducía.

Gas lacrimógeno, un arma incapacitante

El gas lacrimógeno es un tipo de arma química. Aunque su uso está prohibido para la guerra desde 1993 por la Convención de Ginebra; a nivel doméstico, países de todo el mundo lo usan para controlar a la población civil durante protestas y disturbios.

En años recientes se ha utilizado por la Policía y el ejército para desalojar a manifestantes en lugares tan diversos como Egipto, Estados Unidos, Hong Kong, Turquía, Bahréin o Venezuela, Honduras, entre otros.

Se considera como un arma incapacitante no letal, pero ¿qué efecto tiene sobre la salud de las personas?

El compuesto químico, en la mayoría de las bombas de gas lacrimógeno usadas por la policía, es el clorobenzilideno malononitrilo, también conocido como CS.

Una gran exposición al gas lacrimógeno, por concentración o cercanía, puede causar vómitos, diarrea. Además, según el estudio de Rothenberg, causa quemaduras en la piel y daños oculares graves, entre otros males.