Isbella Orellana: «Desde Tegucigalpa quieren mi renuncia»

480
La secretaria Jéssica Sánchez se presentó ante los medios de comunicación con estos moretones.

De nuevo a audiencia

Seguidamente, la directora de UNAH-VS dijo que, a pesar de que no se encontraron evidencias en su contra, la llamaron a Tegucigalpa para someterla a una segunda audiencia de descargo.

«Yo fui. Duró más de cinco horas. Y en ese tiempo me mandaron a decir que renunciara de mi cargo. La respuesta que di es que yo no podía renunciar, pero que si me querían despedir, que lo hicieran», dijo.

Además, Orellana señaló que la Junta de Dirección Universitaria la acusó de usar los medios de comunicación para un conflicto interno, cuando realmente nunca lo hizo, sino la secretaria supuestamente agredida.

Lea también: Directora de UNAH-VS a estudiantes: «Adelante con esta lucha»

Francisco Herrara solicita despido de Isbela

Pero según Orellana, los intentos de despedirla no se detuvieron. Incluso, denunció que la Junta Universitaria, forzada, conformó una comisión investigadora para que viajara a UNAH-VS y buscara evidencia destituirla. Una vez más, no lograron su cometido, y aunque elaboraron un informe, este no se lo presentaron a Isbela. «Se supone que es parte de los derechos que uno tiene», dijo.

«Se estuvo como un mes (la comisión investigadora), llamando a unas personas, llamando a otras, y aún con todo lo que lograron poner en ese informe, siempre seguían pensando en despedirme», dijo.

La máster dijo que fue Francisco Herrera la persona que convenció a la Junta de Dirección Universitaria de que era necesario despedirla. Sin embargo, en vista de que la comisión investigadora no logró obtener evidencias, tuvieron que retroceder en su intento.

Por otro lado, Isbela indicó que luego de realizado el trabajo de la comisión investigadora, la Junta Universitaria de nuevo mandó a llamarla a Tegucigalpa, pero esta vez para que se reuniera de emergencia con Francisco Herrera para «limar nuestras perezas», dijo.

«Yo asisto a la reunión y asiste el señor rector. Yo le planteo las cosas en las que siento que se perjudica de manera permanente, como por ejemplo que se nombra nuevo personal sin que yo lo proponga. Entonces, él se comprometió a que hacer pases de ese momento», recordó Orellana.

Otra auditoria

Luego de todo lo ocurrido con Francisco Herrera, el 11 de noviembre, la máster contó que a UNAH-VS llegó una nueva comisión de auditoria, con una agenda planificada, con un auditor que tomaba acciones que no les correspondían, como por ejemplo interpretar la Ley de la UNAH.

A criterio de la máster, el auditor le hizo preguntas generales, a las que ella contestó con evidencias. Sin embargo, «no aceptaron ninguna de las respuestas y ningunas de las evidencias», cuestionó. Además, dijo que en el borrador del informe que le presentaron, «hay cosas que nunca se preguntaron», que el auditor «pide el Código Penal para mí» por abuso de autoridad «y que pague una multa y se me inhabilite».

Sumado a esto, Orellana aseguró que durante la auditoria, «se aprovecharon de que un grupo de profesores afines a la rectoría (Herrera) querían mantener como jefe de departamento a un maestro que ni siquiera cumple con sus horas de trabajo. El reglamento de UNAH indica la asamblea de la carrera presenta una terna de aspirantes y la persona que está en la dirección elige al jefe», aseveró Orellana.

Los señalamientos en su contra 

De esa auditoria surgió la notificación que se difundió el pasado jueves 5 de noviembre en la que se señala a Isbela Orellana por abuso de autoridad, supuestos nombramientos irregulares, faltas al debido proceso y el tema del pago de unas cuotas de un préstamo millonario.

Para elegir jefes de departamento, «en ningún momento la ley habla de antigüedad, sino de méritos académicos, y de esa manera he seleccionado yo a los jefes», sostuvo Isbela, referente a los señalamientos de nombramientos irregulares.

«Ese es el punto que me agregan como acciones irregulares e ilegales, pero además dicen inmorales y antiéticos. Eso es grave, a mí me tiene que decir cuáles son esas acciones inmorales», agregó Orellana.

A renglón seguido, Isbela reveló que las ocasiones en las que amonesta a un jefe de departamento es «cuando no verifican que la programación académica de satisfacer las necesidades de los estudiantes. Aquí (a la dirección) llegan alumnos molestos porque no se les programaron las asignaturas, y me voy con ellos a hablar con los jefes de departamento para que los atiendan y me he visto obligada a llamarles la atención (a los jefes)», contó.