HOY EN LA HISTORIA: Maradona derrota al «gigante de Europa» en tierra azteca

118
MM
El "Pelusa" se convirtió en la deidad del Estadio Azteca. El Coloso que vio a Pelé consagrado también fue testigo de la transformación de Diego en algo mucho más grande y poderoso que un ser humano.

MÉXICO.- Este lunes se cumplen 34 años de que Diego Armando Maradona se transformó en ‘D10S’. Cuando Argentina venció 3-2 a Alemania, él ganó el Mundial de México 1986, el último que consiguió la Albiceleste.

El «Pelusa» se convirtió en la deidad del Estadio Azteca. El Coloso que vio a Pelé consagrado también fue testigo de la transformación de Diego en algo mucho más grande y poderoso que un ser humano.

Argentina llegaba dolida después de clasificar casi con las uñas al Mundial y sobre todo, tras la mala imagen dejada cuatro años antes, en España.

EFE
Cortesía: EFE.

Las palabras de Bilardo 

Antes del certamen Carlos Salvador Bilardo advirtió a sus jugadores:

«En la valija (maleta) pongan un traje y una sábana. El traje lo vamos a usar cuando bajemos del avión con la Copa y la sábana por si perdemos y tenemos que irnos a vivir a Arabia».

La magia de Diego en tierra azteca

A Diego le costó ser Diego desde la primera fase. Apenas un gol (en el empate ante Italia) en tres partidos.

Tampoco marcó ante Uruguay en Octavos de Final. Después, después dejó de ser un hombre y fue D10S.

Su primer milagro fue contra Inglaterra. Al minuto 51 recibió un pase elevado de Julio ‘Vasco’ Olarticoechea. Su estatura le impedía alcanzarlo con la cabeza, su picardía hizo que lo chocara con el puño.

«Fue como quitarle la cartera a los ingleses», dijo con una sonrisa al recordar la ‘Mano de Dios’. Antes de ser deidad, fue un demonio con dicha.

La redención y el cielo llegaron cuatro minutos después. Arrancó desde atrás de la mitad de la cancha y se llevó a cinco rivales para inmortalizarse completamente con el ‘Gol del Siglo’.

La narración de Víctor Hugo Morales es famosa por la pasión que le puso al festejo del gol, pero quizá la frase que puede definirla es «ahí la tiene el genio del futbol mundial». Sólo necesitó llevarse a dos oponentes. «¿De qué planeta viniste?», coronó Morales mientras cantaba incrédulo lo que veía.

Maradona siguió siendo Maradona con un gol de fantasía ante Bélgica. A los Diablos Rojos les hizo otra anotación que sirvió para llevar a Argentina a la Final de la Copa del Mundo.

Contra Alemania no necesitó marcar, sólo hizo falta una asistencia desde atrás del medio campo para que Jorge Burruchaga marcara el 3-2 que resultó decisivo.
Bilardo lo sabía desde la frase de la sábana:

«Somos los primeros en llegar porque queremos ser los últimos en irnos». El traje que pedía en las maletas fue confeccionado de forma divina.

Te puede interesar: INAUDITO: Clínica se equivocó y descarta que Bilardo tenga coronavirus