HISTORIA HUMANA: Johana Escoto, embarazada luchó y venció el cáncer

1020
Johana
Johana se enteró del diagnóstico gracias a su participación en un comercial. Lo que empezó con un examen falso, terminó en un resultado positivo.

Previo a la celebración del Día de la Madre, Tiempo Digital le presenta la historia de Johana Sarahi Escoto, la joven madre que se aferró a su vida para vencer el cáncer.

Lo que se trataba de un examen médico ficticio, terminó siendo un diagnóstico real, así inicia la batalla que libró Johana, de apenas 28 años de edad, tras enterarse que tenía cáncer de tiroides, pero que hoy, logró vencerlo, gracias a la fuerza que su hijo le dio, según lo relató a Diario Tiempo Digital.

Todo inició seis años atrás cuando laboraba en una clínica privada de la capital y le solicitaron que colaborara como modelo en un comercial. Johana debía mostrar los servicios que la empresa prestaba y para ello, se sometió a una prueba médica, sin embargo, este resultado cambió el rumbo de su vida.

Pero, dicho diagnóstico no venía solo, y es que, al mes de enterarse que padecía de la mortal enfermedad, notó que tenía un retraso en su ciclo menstrual. Situación que la hizo pensar en un cuadro de estrés ante la noticia de que padecía cáncer.

Tras unas semanas más sin la llegada de su período, se practicó una prueba de embarazo y resultó positiva; tenía mes y medio de gestación, situación que la llenó de fortaleza para seguir adelante con un tratamiento contra el cáncer.

«Mi hijo fue el motor, la fuerza y mi fortaleza para no caer en ese momento. Gracias a él no caí en depresión y pude tener un motivo para seguir viviendo», dijo con nostalgia.

¿Por qué a mí? es la pregunta que asegura Johana se hizo tras conocer su diagnóstico, «porque nadie está preparado para recibir una noticia así. Sentí que mi vida se estaba acabando», agregó la hermosa joven.

En la actualidad, Diego, el hijo de Johana, tiene años cinco años de edad.

Lea también – HISTORIA HUMANA: José Mejía, el bombero que con su rostro conmovió a los hondureños

Yo era asintomática, creí que iba a morir 

De acuerdo con el relato de Johana, una vez que se enteró del diagnóstico, los médicos le explicaron que era asintomática. Es decir, que el cáncer avanzaba silenciosamente en su cuerpo sin desarrollar ningún síntoma.

«Llegué a pensar que iba a morir, porque yo era asintomática, no me hubiera dado cuenta y el cáncer hubiera avanzado. Como lo digo Dios me puso como modelo en ese momento para que me diera cuenta a tiempo», contó.

El apoyo de su familia también fue fundamental durante padeció la enfermedad. «Mi familia, al igual que yo, estaba muy mal, pero luego, confiando siempre en el apoyo de Dios, ellos me daban ánimos en cada momento», agregó.

Por otro lado Johana aseguró que los médicos no le indicaron la causa que originó el desarrollo del cáncer en su cuerpo. «Así como puede ser hereditario, el tiempo y tanta toxicidad que nos rodea, pudo afectar y desarrollar la enfermedad», dijo la madre.

Diego André, es el motor de lucha para Johana, según lo aseguró.

Tratamiento costoso

La extrovertida joven recordó la precaria situación que vivió hace seis años, por un lado, la agobiaba el diagnóstico, y sumado a ello, el costo del tratamiento.

Pero gracias al apoyo de su familia y amigos, como ella lo señala, pudo recaudar fondos a través de una fiesta benéfica.

«El medicamento es fundamental, porque al momento que realizan la cirugía extraen la tiroides y el medicamento y hacen la función de ella», explicó.

A renglón seguido, indicó que, debido a que en Honduras no hay médicos o medicina nuclear, nos toca viajar a otro país. «El tratamiento cuesta alrededor de 150 a 180 mil lempiras», recordó.

Debido al embarazo de Johana, los médicos determinaron que no podían indicarle un tratamiento para no afectar la salud de su pequeño.

«El cáncer ya no estaba encapsulado, estaba sobresaliendo la capa tiroidea. En consecuencia, tuve que realizarme un tratamiento de yodo radioactivo; son varias sesiones dependiendo que tan avanzado estén las células cancerígenas», continuó relatando.

Madre soltera

Johana, al igual que miles de madres en Honduras, también le ha tocado ser padre de su hijo a quien llamó Diego André.

Pese a su enfermedad, buscó la forma de generar ingresos y así sacar adelante a su hijo. Ante la falta de oportunidades laborales, durante un tiempo se dedicó a la floristería. Esto le permitió darle el sustento a Diego y sobrellevar la situación económica en su hogar.