HISTORIA HUMANA: Alfredo Ortíz, el periodista y pintor que trasciende fronteras mostrando su talento

922
Alfredo Ortíz
El talentoso hondureño viajará en agosto próximo a Costa Rica para exponer sus obras más destacadas.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Elnis Alfredo Ortíz Cruz es el joven que muestra a Honduras y al mundo la combinación perfecta entre el ejercicio del periodismo y la pasión por el arte y la cultura.

Con solo 7 años de edad, Alfredo participó en su primer taller de dibujo, sin imaginar que siendo solo un niño iniciaría su verdadera pasión por la pintura.

El talentoso joven relató a Diario TIEMPO DIGITAL que siempre recibió el apoyo de sus padres, tanto así, que sus primeros dibujos se convirtieron en un tesoro para la familia y decidieron inmortalizar los mismos conservándolos aún en un espacio de su hogar.

Lo anterior, pese a que sus trabajos “eran aficionados y carecían de técnica y calidad por no tener formación artística” dijo Alfredo.

No obstante, el gesto de su padre marcó la vida de este hondureño. Esto, porque “al ver colgados mis dibujos, me creí un artista y sentí que había encontrado lo que en realidad quería ser».

Lea también: HISTORIA HUMANA: «Manuelito» un ejemplo de superación y trabajo

“En Honduras no se vive del arte”

Tras descubrir su verdadera pasión, Alfredo fue constante en la pintura, incluso llegó a ser conocido como “el pintor de la escuela”.

Durante toda la primaria se destacó por su capacidad de crear arte en un lienso. Sin embargo, Alfredo sentía que necesitaba la técnica para perfeccionar su talento.

Una vez que finalizó sus estudios de secundaria, decidió que era el momento de ingresar a la Escuela Nacional de Bellas Artes, en Comayagüela. No obstante, el apoyo de sus padres dio un giro de 360 grados al negarle la soñada oportunidad.

“En Honduras no se vive del arte”, fueron las duras palabras que recibió el joven promesa por parte de sus progenitores. Esta respuesta no era la que Alfredo esperaba; ya que estaba seguro que sus padres al conocer sobre su amor hacia la pintura, estos lo apoyarían.

Pero “no tuve opción, estudié en el Central Vicente Cáceres y egresé cómo Perito Mercantil y Contador Público”. Pese a que no era eso lo que Alfredo quería, siempre destacó entre los mejores estudiantes de esa promoción.

Primer reto

El talentoso joven sabía cuál era su verdadero sueño, y nunca desistió del mismo. A los 16 años se entrevistó con el ahora recordado Miguel Andonie Fernández (QEPD).

Esa se convirtió en su primera oportunidad para lograr su cometido. Fernández tenía un interés particular por la pintura y le pidió a Alfredo que le transmitiera sus conocimientos.

Pero él manifiesta que «moría de nervios, porque en lugar de enseñar, yo necesitaba aprender, pero le dije «claro que le puedo enseñar y va a ser un gran pintor”, recordó entre risas Alfredo.

Esa nueva oportunidad se convirtió para Alfredo en su primer logro salarial percibiendo  L1200 a la semana. Esa era “una fortuna en ese entonces para un estudiante de secundaria que en su vida había tenido esa cantidad de dinero”, estimó.

Con el propósito de dejar la mejor de las impresiones con el empresario de comunicación, Alfredo se dispuso a estudiar más sobre la pintura. Se dedicó a buscar libros en la biblioteca que alimentaran sus conocimientos, no solo para él, sino también para ser el mejor de los maestros de Andonie Fernández.

Carencias económicas

Siendo el tercero de cuatro hermanos, Alfredo relató que vivió algunas precariedades durante su adolescencia. Es por ello que, con el dinero que percibía como maestro de pintura, aportaba en el hogar.

La dura situación económica los llevó a emprender. Esto, gracias a sus padres quienes siempre les enseñaron que las limitaciones eran mentales.

Con el paso del tiempo Alfredo Ortíz logró ser lo que siempre quiso: artista de la pintura y periodista.

El periodismo

Luego de que sus padres lo impulsaran a iniciar una carrera ajena al arte y su experiencia con el empresario Andonie Fernández, Alfredo descubrió que el área de las comunicaciones también era su fuerte.

Inició la carrera de periodismo en una universidad capitalina y gracias a su dedicación y pasión, logró tener buenas oportunidades en los medios. Hoy, es uno de los periodistas de un canal local de gran audiencia.

¡Llegó la oportunidad esperada!

Un día, tuvo la oportunidad de charlar con el ahora fallecido pastor Pasquelle, quien en ese entonces era ministro de Cultura en Honduras.

“Yo le expliqué todo y me dijo -te espero en mi despacho porque tu carrera como profesional de la pintura empieza hoy-“.

Y en efecto así pasó, “mi primera exposición la hice en la galería nacional de arte y una exposición individual, lo que muy pocos pueden hacer en sus inicios” dijo con orgullo.