Guillermo Maldonado logra que la oposición estreche la mano con JOH

1328

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En el transcurso de un evento público, el apóstol Guillermo Maldonado, pidió a líderes opositores que estrecharan su mano con el actual mandatario Juan Orlando Hernández.

El líder eclesiástico tuvo noción de la presencia de Salvador Nasralla, Edras Amado López y Romeo Vásquez y sus respectivas cónyuges, por lo que les invitó a compartir unos momentos con el presidente ya que «todos somos hondureños».

Además, se unió el diputado Darío Banegas. Maldonado habló de que es tiempo de reconciliación nacional y se debe poner un alto a la sangre derramada en el país cinco estrellas. El marco de la singular situación fue una reunión en un hotel capitalino.

Lea también: Casa Presidencial: Narcotracantes en EEUU están confabulados con la oposición

Invitación a la unidad

El distinguido personaje religioso realizó su acción en búsqueda de crear unidad, afirmando que se debe comenzar con las personas con liderazgo político.

«Veo que hay otros candidatos acá y otras personas de otros partidos, yo quisiera que vinieran a estrecharle la mano al presidente. A lo mejor es que no han hablado nunca, a lo mejor están peleados», inició diciendo el pastor, provocando audibles aplausos de los presentes.

Seguido, el apóstol se dirigió hacia Salvador Nasralla y su esposa Iroshka Elvir de Nasralla, y les dijo que subieran al estrado principal, donde se encontraban la pareja presidencial.

«Le quiero pedir a Salvador Nasralla si puede venir hacia acá; con tu esposa, ven acá.  Vamos a crear unidad, tenemos que empezar con el liderazgo».

De igual manera, Maldonado pidió al diputado por el Partido Liberal, Darío Banegas y demás opositores políticos subir al estrado.

Maldonado
Retrato de unión, al menos por unos minutos, entre la oposición y el actual presidente. Oraron juntos.

Quizá no todos estaban tan de acuerdo con la idea, pero, sin excepción, se movilizaron y estrecharon sus manos con JOH. Incluso, hubo abrazos. Acto sucesivo, se situaron todos juntos, en línea, con vistas al resto de la concurrencia.

Maldonado prosiguió para preguntarle al público, «¿Cuántos de ustedes, como hondureños, se gozan en su corazón al ver diferentes partidos políticos (aquí juntos)?»

De inmediato soltó frases para todas las partes, (a los representantes políticos de oposición): «A lo mejor ustedes no están de acuerdo con la política del presidente». (Se dirigió al gobernante): «Y a lo mejor usted no esté de acuerdo con ellos». (Se refirió a todos): «Pero, lo más importante es que podemos estar en desacuerdo y amar a Honduras«.

Por último, Maldonado también se percató de que aún no se había sumado el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, por lo que le solicitó que subiera. Luego, oraron todos juntos. La asistencia aplaudió lo que se presenció.