TEGUCIGALPA, HONDURAS. Cerca de $22.8 millones (L 570 millones) ha gastado el Gobierno de Honduras, a través de la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO) e Inversión Estratégica de Honduras (INVEST-H), para adquirir 870 ventiladores pulmonares, de los cuales, 130 ni siquiera son óptimos para atención de pacientes.

Sin tomar en cuenta la opinión de los trabajadores del área de la Salud, como médicos, microbiólogos y otros especialistas, el Gobierno inició a realizar compras de equipo e insumos para contrarrestar la pandemia un día después de detectarse el primer caso en Honduras, el 13 de marzo.

Entre las compras de equipo médico efectuadas, COPECO compró 130 respiradores artificiales de los 310 que llegaron a Honduras hasta la fecha. Sin embargo, estos no han salvado ninguna vida porque llegaron incompletos, lo cual imposibilitó su uso.

Pero el asunto es aún peor, puesto que de los 740 respiradores comprados por INVEST-H solo 180 llegaron al país.

Honduras ha logrado hacer uso de equipo médico gracias a donativos de otros países o de personas que quieren ayudar a los enfermos por COVID-19.

Uno de los donadores de equipo médico es el doctor hondureño Plutarco Castellanos, quien vive en los Estados Unidos. Mientras que un total de 50 ventiladores los donó el Gobierno de EE.UU. Además, dentro de algunos días se espera que lleguen otros 160 respiradores artificiales.

Lea también: TSC remite al MP primer informe sobre responsabilidad penal de INVEST-H

Compras pudieron ser efectivas

Uno de los principales artefactos que deben utilizarse durante la pandemia para atender a los pacientes con insuficiencia respiratoria son los respiradores artificiales, señaló el neumólogo Carlos Aguilar.

“Ejercen la función del pulmón, por eso se llaman respiradores artificiales y son
elementales. Todo hospital debe tener una unidad de cuidados críticos con este
tipo de aparatos”, añadió el galeno.

Respecto a la adquisición de artefactos médicos para atender la pandemia, Aguilar manifestó: “Se podría haber realizado de una mejor manera, comprar equipos más apropiados, pero desafortunadamente esto no ha sido así. Por eso muchos hospitales
regionales en los diferentes departamentos del país actualmente carecen de estos equipos”.

Compras de COPECO sin efecto

Durante la titularidad de Gabriel Rubí en COPECO, se efectuó la compra de 40 ventiladores de la marca Breas Vivo 65 bajo el precio unitario de L387,500 y 90 ventiladores marca Trilogy Evo a un costo de L251,275 por unidad.

En total, COPECO gastó un total de $1.5 millones, lo cual equivale a L38,114,750. Mientras tanto, el equipo que adquirió INVEST-H significó un gasto de $21.3 millones, equivalente a L531,613,568.

Los aparatos adquiridos por COPECO llegaron a ciertos hospitales del país, pero cuando los médicos intentaron ponerlos a funcionar se dieron cuenta de que estaban incompletos y no podían usarse.

En el caso de los aparatos comprados por INVEST-H ocurrió lo mismo, pero la institución, para supuestamente hacer funcionar el equipo adquirido, contrató a la empresa Sistemas e
Imágenes Médicos (SIMEDIC) por la orden de compra 049-2020, lo cual significó un costo total de L4.6 millones.

Para realizar la revisión de cada aparato en mal estado y dotar de kits para que funcionaran significó un costo de L35,675 lempiras por cada uno. Sin embargo, el Gobierno justificó que eran los único a disposición en el mercado internacional.

La irregularidad no termina allí, pues COPECO reportó la compra de 130 ventiladores pulmonares, pero INVEST-H solo ordenó poner en funcionamiento 129 de ellos; se desconoce cuál es el paradero del restante.

El ente aseguró que estos aparatos llegaron a hospitales para atender a sus pacientes, pero varios centros asistenciales desmintieron.

Compras de INVEST-H sin efecto

El 26 de marzo, INVEST-H compró por un monto de $4.1 millones la cantidad de 150 ventiladores pulmonares a la empresa Dimex Médica. Esto bajo la orden de compra 011-2020.

Para el 9 de abril emitieron otra nueva orden de compra de número 021-2020, en favor de la misma empresa con el objetivo de adquirir otros 90 ventiladores, por un valor de $2.7 millones.

Asimismo, por el valor de $4,069,522, el 26 de marzo INVEST-H emitió la orden de compra
012-2020 con la empresa Sistemas e Imágenes. Esta vez, para adquirir otros 150 ventiladores. Mientras que el 31 de marzo también le aprobó otra orden de compra, 013-2020, por un gato de $3.8 millones para adquirir un lote de 150 ventiladores.