34 C
San Pedro Sula
sábado, junio 15, 2024

Los fármacos que pueden llevarte a padecer el síndrome de la serotonina

Debes leer

REDACCIÓN. Los fármacos son muy recomendados por los médicos y claramente efectivos pero en ocasiones pueden provocar cierto tipo de complicaciones, por ejemplo, el síndrome de la serotonina, ¿poco común no?

Si eres de los que no había escuchado de esta enfermedad y justamente estás ingiriendo fármacos neuropsiquiátricos, debes prestar atención a la información y saber si podrías o estás padeciendo de esta condición.

Lea también: Beneficios del té de limón para prevenir el cáncer de hígado

La serotonina es una sustancia que participa en numerosas funciones cerebrales, ya que se encarga de regular el estado de ánimo, la atención, la sexualidad, entre otras.

Por tanto, el síndrome de la serotonina o serotoninérgico es la consecuencia de niveles muy altos de este neurotransmisor en el sistema nervioso central. Por lo general, sucede debido a la interacción entre fármacos neuropsiquiátricos.

Cabe decir que cuando un fármaco relacionado con la regulación de los niveles de serotonina se consume en dosis elevadas o cuando se combina con otra sustancia con actividad similar, aumenta el riesgo de toxicidad.

Es decir, si se obtiene un pequeño desbalance en los niveles de este neurotransmisor puede provocar graves complicaciones. Es más o menos lo mismo que sucede en las convulsiones o la depresión.

¿Con qué síntomas puedo identificarlo?

Las manifestaciones de esta enfermedad son varias, lo más llamativo es la presencia de movimientos musculares involuntarios que se asemejan a una convulsión. Pero también existen otros síntomas, entre ellos:

  • Agitación
  • Clonus ocular (movimientos descontrolados y desorganizados de los ojos)
  • Taquicardia (frecuencia cardíaca acelerada)
  • Diaforesis (sudoración abundante)
  • Diarrea no explicada por otro motivo.
También están los siguientes:
  • Hipertermia (aumento de la temperatura corporal) que puede llegar a fiebre
  • Hiperreflexia (aumento de la intensidad de los reflejos osteotendinosos)
  • Alucinaciones de cualquier tipo, como las visuales o auditivas
  • Elevación transitoria de la tensión arterial.

No siempre se presenta de la misma manera. El síndrome de la serotonina se clasifica en tres etapas principales: leve, moderada y severa. Dependiendo del caso, estos son los posibles tratamientos:

  1. Casos leves: se suele optar por reducir la dosis de los medicamentos antes indicados o retirar algunos de ellos.
  2. Casos moderados o graves: se necesita hospitalización y administración de medicamentos para controlar la enfermedad.

Los antidepresivos, antimigrañosos y antitusígenos son los fármacos más involucrados cuando una persona sufre de este síndrome. Le explicamos algunos:

  1. Inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS): son utilizados en todo el mundo y actúan en las neuronas del sistema nervioso central al aumentar la cantidad de serotonina disponible entre ellas. Incluyen el citalopram, sertralina y fluoxetina.
  2. Selectivos de la recaptación de serotonina y norepinefrina (ISRSN): actúan de forma similar al grupo anterior e incluye medicamentos como la duloxetina y venlafaxina.
  3. Inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO): los primeros antidepresivos en el mercado, y en la actualidad desplazados por los grupos antes mencionados. Podemos mencionar la moclobemida, isocarboxazida y nialamida.
  4. Triptanes: se utilizan para crisis migrañosas agudas y tienden a provocar vasoconstricción cerebral. El ejemplo más representativo es el sumatriptán, pero también se incluye al zolmitriptán y rizatriptán.
  5. Antitusígenos: el dextrometorfano se utiliza para el alivio sintomático de la tos y es posible encontrarlo en muchos jarabes. Algunas personas lo utilizan de forma recreativa al utilizar dosis excesivas.
  6. Drogas ilícitas: este grupo incluye el LSD (capaz de inducir alucinaciones), la cocaína, entre otras.
En ocasiones esta enfermedad se puede llegar a confundir con otras como:
  • Síndrome anticolinérgico: desencadenado por el consumo de antihistamínicos, atropina y antidepresivos, por ejemplo. También suele provocar hipertensión, aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria.
  • Síndrome neuroléptico maligno: en este caso, el neurotransmisor involucrado es la dopamina y se puede producir por la retirada abrupta de algunos medicamentos. En estos pacientes puede existir deterioro del estado de consciencia, evolucionando luego al coma.
  • Hipertermia maligna: Cuando se administran anestésicos inhalados, es posible desencadenar este síndrome caracterizado por elevación de la temperatura corporal, deterioro del tejido muscular (rabdomiólisis) y rigidez extrema.

Datos proporcionados por: Blog «Mejor con Salud»,Los fármacos que pueden llevarte a padecer el síndrome de la serotonina verificado por el médico Diego Jesús Pereira de Oliveira.


? Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Última Hora

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido