Ataque epiléptico: ¿cómo reaccionar y de qué forma puedo ayudar?

277
ataque epiléptico cómo ayudar
Los ataques epilépticos son comunes, en algunas personas las convulsiones se dan por un mayor tiempo.

¿Has visto a alguien convulsionar? Es posible que aunque conozcas que ocurrirá, no sepas exactamente cómo actuar o ayudar a esta persona. Es por eso que en esta nota le enseñaremos sobre los primeros auxilios ante un ataque epiléptico.

Esta información es muy importante y no debe tener miedo de ponerla en práctica en caso de que una persona cercana sufra convulsiones.

Lea también – Conoce más del Lupus: ataca el cerebro y llega a producir convulsiones

Antes de enseñarle los primeros auxilios, debe saber que la epilepsia, en ocasiones conocida como trastorno de convulsiones, es un trastorno cerebral. Se le diagnostica así a una persona cuando ha tenido dos o más convulsiones.

Una convulsión es un cambio breve en la actividad normal del cerebro.

Típicamente, una convulsión dura entre unos segundos hasta unos pocos minutos; depende del tipo. Se clasifican en dos grupos, las que afectan ambos lados del cerebro y las focales que son las que atacan solo un lado.

¿Cómo debe reaccionar ante una crisis generalizada tónico clónica?
  1. Ayudar a colocarle en el suelo, evitando que se lastime.
  2. Colocar una almohada o manta doblada bajo la cabeza, para que no se golpee contra el suelo.
  3. Quitarle las gafas y aflojar el cinturón, la corbata y las prendas de ropa apretadas.
  4. Retirar objetos punzantes o cortantes con los que se pueda herir, y fuentes de calor con las que se pueda quemar.
  5. No introducir objetos en su boca ni intentar administrar medicamentos orales.
  6. No sujetarle con fuerza para evitar sus movimientos.
  7. Después de la crisis dejarle descansar tumbado sobre un costado. De esta forma si tiene vómitos, saliva o flemas no pasarán a sus pulmones.
¿Cómo actuar ante una crisis parcial completa?
  1. Retirar objetos que puedan ser peligrosos.
  2. Si el enfermo camina sin rumbo, dirigirle calmadamente hacia zonas sin peligro.
  3. No inmovilizar o detener por la fuerza al enfermo. No enfrentarse si el enfermo parece enfadado o agresivo.
  4. Si después de la crisis el paciente se encuentra confuso y desorientado o camina sin rumbo, acompañarle hasta que se recupere por completo.
  5. Una vez recuperado puede permitirse que se vuelva a incorporar a su trabajo o actividad si el paciente lo considera posible.

🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn