Fallece Christopher Tolkien, hijo del autor de “El señor de los anillos”

259
Christopher tuvo la tarea de interpretar los confusos mapas de la Tierra Media de su padre, a fin de crear las versiones mostradas en los libros.

REDACCIÓN WEB. Este día, se reportó el fallecimiento de Christopher Tolkien a los 95 años de edad, quien era hijo del autor de la saga de libros El señor de los anillos, el escritor británico J.R.R. Tolkien, el anunció lo hizo Tolkien Society.

En ese sentido, Christopher, es tercer hijo del célebre autor, fue responsable de catalogar, editar y publicar numerosos trabajos que habían quedado inéditos a la muerte de su padre, en 1973, incluida la obra El Silmarillion.

Asimismo, también dibujó muchos de los mapas que detallaban el mundo ficticio de la Tierra Media, donde se desarrolla la acción de las principales novelas de su progenitor.

Por su parte, el presidente de la Tolkien Society, Shaun Gunner, destacó “el compromiso de Christopher con las obras de su padre ha permitido que vieran la luz docenas de publicaciones”.

De igual forma, alabó su trabajo como académico en la Universidad de Oxford, donde dio clases de lengua inglesa entre 1964 y 1975.

De igual interés: Fallece el padre de Dwayne Johnson, «La Roca», a los 75 años

Legado de Christopher Tolkien y su padre

De acuerdo con la profesora de la Universidad de Glasgow, Dimitra Fimi, «Christopher reveló la gran visión de su padre de una mitología rica y compleja” al editar “El Silmarilión”. Además, “abrió una ventana hacia el proceso creativo de Tolkien”.

Cabe destacar, que Los libros de El señor de los anillos fueron adaptados al cine en una trilogía que firmó el director neozelandés Peter Jackson, estrenada en 2001, 2002 y 2003.

Es oportuno de mencionar la trilogía del Señor de los Anillos ganó 17 premios Oscar, 10 BAFTA y 4 Globos de Oro. Siendo de las adaptaciones más ganadoras de toda la historia del cine.

No obstante, Christopher Tolkien en 2012, criticó esa adaptación en una entrevista con el diario francés “Le Monde” en la que consideraba que las películas habían “destripado el libro” para convertirlo en “una cinta de acción”.