Extraditable es hermano de exjueza acusada de liberar narcos defendidos por bufete de «Tony»

1440
José Mario Calix y Tony Hernández, socios, según Fiscalía de EE.UU.

Tegucigalpa, Honduras.José Mario Cálix, alias “cubeta”, pedido en extradición por Fiscalía de los Estados Unidos, también es pariente de una ex juez que liberó a dos colombianos capturados por administrar una narcolaboratorio en Lempira.

Ese parentesco familiar de José Mario Cálix se suma al que tiene con Soraya Cálix, la flamante jefa de la dirección de Lucha contra el Narcotráfico de Honduras.

Mientras  la ex juez, hermana de José Mario Cálix, fue la que liberó a dos colombianos, de acuerdo a reportes periodísticos no desmentidos. Ella fungió como Jueza de lo Penal en Gracias, Lempiras.

En esa etapa de su vida profesional, Erica Yolanda Cálix la denunciaron e investigaron por colaborar y dejar en libertad al colombiano. Asimismo, en su hoja como funcionaria judicial tenía un proceso por abuso de autoridad.

La red de Gracias, Lempira

Pero los nexos familiares y coyunturales de José Mario Cálix van más allá. La Fiscalía de los EE.UU. en su acusación contra él lo vincula a Tony Hernández, quien también  está preso por introducir cocaína en gran escala a Estados Unidos. Tony es hermano del presidente de la República, Juan Orlando Hernández.

Es importante señalar que la liberación de los colombianos en aquella época la dirigió un conocido Bufete de Gracias. Algunas publicaciones y un fiscal de aquel tiempo aseguran que el jefe de ese despacho legal era Tony Hernández.

El equipo periodístico de Tiempo Digital pudo comprobar que José Mario Cálix, ex vicealcalde de Gracias, Lempira, tiene otros hermanos además de Erika Yolanda; elllos son Mario Leonel y Jacobo Antonio, todos apellidados Cálix Hernández.

Jacobo Antonio Cálix Hernández fue magistrado de la Corte Suprema de Justicia en la Sala de lo Penal.

Por su parte, Mario Leonel Cálix Hernández es presidente de la Cámara de Turismo de Lempira. Además, según RCN noticias, socio de Ana García, esposa del actual mandatario de Honduras Juan Orlando Hernández. Lo anterior, en la empresa de cable llamada Cablevisión Lempira.

Lea también: Soraya Cálix obsecionada con los Rosenthal y ciega ante la narcoactividad de los Cálix-Hernández 

Erika Cálix y sus problemas con la justicia

En los primeros meses de 2018  a Erika Yolanda se le investigó por otorgar medidas sustitutivas a un imputado.

Con esa liberación, Erika Y. Cálix había violentado supuestamente el artículo 184 del Código Procesal Penal. El mismo establecía que en ese caso no se podía otorgar otra medida cautelar más que la Prisión Preventiva. Ello debido a que el delito era violación.

El caso de  narcotraficantes colombianos.

Años atras, el 25 de julio del año 2013, Erika Yolanda fue protagonista de otra liberación, pero esta en un caso de un delito grave, según reportó Cholusat Sur en febrero del 2015.

Resulta que en esa fecha la policía puso a la orden  de la Fiscalía a los colombianos, Rubén Dario Pinilla y Hernán Roldan Jiménez.

De acuerdo a publicaciones de ese año, Pinilla y Jiménez fueron detenidos y luego liberados. Las circunstancias de su liberación de ese momento se desconocian.

Luego volvieron a ser capturados al momento de la incautación del narcolaboratorio en la montaña La Cumbre, en La Iguala, Lempira.

En ese laboratorio, según las autoridades,  se preparaban para  producir opio, marihuana, heroína; morfina y amapola para trasportarla a los Estados Unidos.

A pesar de lo grave de la imputación, seis días después, el 31 de julio de ese mismo año, Erika Yolanda les extendió una carta de libertad definitiva.

Una liberación sospechosa

A pesar que estaba en una zona retirada de la ciudad, la sorpresiva liberación llamó la atención de los medios impresos. Los editores no dudaron en colocar en sus primeras planas este inusual hecho.

Luego se comprobó que el colombiano Pinilla había estado preso por delitos vinculados al narcotráfico. Ante esa revelación, las autoridades judiciales no tardaron y  comenzaron a investigar la sospechosa liberación.

Días después concluyeron que  los jueces Erika Cálix Hernández y el magistrado interino de la Corte de Apelaciones de Santa Rosa de Copán, Jilman Rodolfo Nolasco Inestroza, habían cometido «irregularidades graves», según Cholusat Sur.

El proceso contra EYCH lo entabló la Fiscalía Especial para el Enjuiciamiento de Funcionarios y Servidores del Sector Justicia (FEEFS-SJ).

Y lo confirmó la Corte de Apelaciones de Santa Rosa de Copán al declarar “Con Lugar” el Requerimiento Fiscal  presentado por abuso de autoridad.