Ex policía hondureño relata su calvario: con cinco hijos y una nieta partieron por el «sueño americano»

544
hondureño sueño americano
Foto referencial

REDACCIÓN. Son muchos los hondureños que salen del país rumbo a los Estados Unidos, ya sea en caravanas, con coyotes o solos. La mayoría huyen de la violencia, la pobreza y por la falta de oportunidades en el país.

Ese es el caso de Hernán Cardona, un ex policía hondureño de 58 años, quien cuenta entre lágrimas que inició este «calvario» el 15 de marzo por sus cinco hijos y una nieta.

En el camino -denuncia- policías guatemaltecos le quitaron 9.000 lempiras (374 dólares) y tuvo que trabajar en Chiapas (México) cargando bultos.

«Luego nos aventamos ocho días y ocho noches a pie, hasta llegar a Salto de Agua durmiendo en el monte y sin comer», recuerda.

En marzo fueron detenidos 172.000 indocumentados en Estados Unidos, un alza del 71% en un mes y el nivel más alto en 15 años. Según cifras oficiales, el 60% fue expulsado a México por protocolos del covid-19.

Este país reforzó la vigilancia en su frontera con Guatemala para detener el flujo, pero la diáspora toma rutas alternativas a las tradicionales, según especialistas.

De 31.492 migrantes irregulares identificados en México entre el 1 de enero y el 21 de marzo, la mayoría eran hondureños.

Los migrantes que llegaban al refugio de Tlaxcala principalmente eran hombres jóvenes, pero recientemente comenzaron a arribar adultos mayores.

Lea también- Por una denuncia de WhatsApp, rescatan a 120 migrantes en México

Otra historia

Un joven hondureño vivió momentos muy difíciles luego de que un cártel de la droga lo secuestrara en México cuando iba rumbo a Estados Unidos, pero ya logró volver con su familia.

El esfuerzo de sus parientes fue admirable. Cuando les llegó el vídeo de Amílcar Wilfredo Martínez, de 21 años, no dudó que debían ayudarlo.

La grabación que se difundió rápidamente por las redes sociales mostraba cómo varios sujetos, con armas en mano, amenazaban al muchacho y le decían que, si su familia no enviaba dinero, lo iban a matar. Pedían cinco mil dólares para liberarlo.

En su natal San Juan, Intibucá, sus seres queridos se movilizaron e hicieron colectas en carreteras para pagar su rescate. Y por su puesto, lo lograron.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0.