Es un papelón, un bochorno. La Conmebol, máxima autoridad del fútbol sudamericano, castigó al hincha de River sacándolo del Monumental, aprovechando que hubo incidentes con el micro de Boca para mudar la localía del Más Grande para la final.

Sí, la entidad usó como justificación lo que ocurrió en las inmediaciones del Monumental para realizar un ‘casting de sedes’ y que el mejor postor -el que más dinero desembolsa-, albergue al River  – Boca.

El gobernador de Mendoza fue el primero en ofrecerse para el encuentro se lleve a cabo en dicha provincia. Y más tarde sonaron las posibilidades de que se juegue en Doha (Qatar), Brasil, Madrid o Barcelona (España), Medellín (Colombia), Miami (Estados Unidos) y Paraguay.

Mataron la pasión, le arruinaron la fiesta al hincha de River que hizo muchísimo esfuerzo para pagar una entrada o que viajó cientos de kilómetros para ver al equipo de Marcelo Gallardo. Desnaturalizaron una final que era histórica y que ahora perdió valor. Son una vergüenza mundial. 

  • l partido de vuelta de la final se jugará en la ciudad de Madrid, España a partir de las 20:30 (hora local / CET / GMT +1) el 9 de diciembre de 2018.
  • Habrá acceso al público de ambos clubes en igualdad de condiciones como gesto de que la pasión deportiva y el respeto por la rivalidad pueden coexistir.
  • La sede alternativa fue elegida por reunir un conjunto de condiciones que garantizan la seguridad del encuentro y la integridad de la competencia.
  • España es el país con la comunidad argentina más grande en el exterior.