Economista ante cierre de empresas: «No existe un Estado de derecho»

480
La solución "es cambiar de modelo económico y sistema político (dirigentes), porque esto es producto de incapacidad, corrupción, falta de compromisos con el país".

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El cierre de operaciones en Honduras por parte de algunas empresas es a raíz que en Honduras hay irrespeto a las leyes y no hay un Estado de derecho a criterio del economista Nelson Avila.

Este día, la empresa Unilever a través de un comunicado anuncio que dejará de operar en Honduras asegurando que por «estrategia de negocios» las marcas de jabones de barra pasarán a ser distribuidas por la empresa guatemalteca, Industria La Popular.

En opinión del analista económico, Nelson Ávila, dijo «Es porque en Honduras en primera instancia, existe irrespeto a la Constitución y a las leyes, en otras palabras no existe un Estado de Derecho».

Por lo tanto, Ávila recalcó como primer punto que al no existir un estado de derecho, se violentan las leyes primarias y secundarias, a su vez, «al violentarse las leyes secundarias, hay un segundo problema, aumenta el riesgo país».

Para el analista, lo anterior representa a que las empresas extrajeras tomen en cuenta, «que invertir en un país con ese calificativo, significa que las posibilidades de recuperación de la inversión son menores».

De tal modo que, al existir las mencionadas causas, la única forma que las empresas puedan reponerse, «es por tener tasas de rentabilidad superiores».

Por otra parte, para tener dichas tasas, «se necesita un pueblo mayor educado, con mayor capacidad tecnológica, para que la productividad sea mayor, no es el caso de Honduras», lamentó Ávila.

Lea también: Intrefica cierra en Choluteca: Más de 400 familias afectadas

Corrupción y violencia

A su vez, el analista, detalló que «la corrupción desde el sector público y privado, genera aumento de costos, en consecuencia disminución de la eficiencia económica». Asimismo, «una sociedad violenta con bajas oportunidades le aumentan el riesgo país, pero al mismo tiempo hace que las condiciones de operación sean mucho más difíciles».

Sin embargo, Ávila explicó, que el bajo coeficiente de educación y capacitación para el trabajo, hace que los niveles de rendimiento de productividad sean menores.

«Y si agregamos la alta violencia, inseguridad y la inexistencia a un estado de derecho, lo único que tiene que hacer es entender que no puede ingresar a un país como ese y si ya ingreso, pues se va, eso esta ocurriendo», añadió.

Impacto Negativo

De acuerdo con Ávila, estos casos afectan a la economía del país de manera sustantiva, inmediata y negativa. «Sustantiva por infinidad de razones, cuando una empresa se va, ya no vendrá otra inversión», aumentando el desempleo y con ello la pobreza.

«En consecuencia, esto tiene un impacto en cadena sobre la capacidad del Estado para responde otras necesidades, más allá de estas, educación y salud».

Por lo tanto, disminuyen los recursos, lo que provoca un mayor nivel endeudamiento del país, «porque el coeficiente del ahorro es bajo» y se debe recurrir a prestamos para poder financiar todas esas gestiones, sostuvo Ávila.

No obstante, el analista cree que la solución a estos problemas, «es cambiar de modelo económico y sistema político (dirigentes), porque esto es producto de incapacidad, corrupción, falta de compromisos con el país».

«La ciudadanía debe entender, que no podemos seguir por el mismo sendero; Si ya no hemos destruido tanto, nos vamos a destruir del todo», finalizó.

Lea también: Cementera Argos cierra planta San Lorenzo por «conflictos de inseguridad jurídica»

Juan Carlos Sikaffy se pronuncia

Juan Carlos Sikaffy, presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), informó que se realizan investigaciones sobre la decisión de Unilever, misma que anunció su marcha de Honduras con destino a Guatemala.

“Lo que no podemos es causar pánico en el mismo país, Honduras no necesita incertidumbre, necesita certidumbre para que la inversión este tranquila”, sugirió.

Al margen de lo acontecido, Sikaffy recomienda liberar el mercado energético como ocurrió con las telecomunicaciones. Ya que el alto costo del servicio eléctrico influyen en la decisión de no invertir en el país.

“haya competencia y liberar el mercado para que la gente pueda comprar y vender al precio más barato ya que no hay voluntad de rescatar a la ENEE”.

A juicio de Sikaffy aseguró que hay gente interesada en destruir el país, “no podemos desmontar nuestra fábrica en un avión e irnos, vamos a estar aquí siempre y vamos a luchar por Honduras”, reiteró.

Rafael Medina: debemos mejorar el clima de negocios de Honduras

El directivo ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), Rafael Medina, opinó que se debe mejorar “las condiciones para que las empresas se establezcan, vengan, permanezcan y estén en Honduras”.