Costa Rica cierra frontera y causa pérdidas millonarias a CA; ¿y la integración?

285
Costa Rica
Más de mil unidades de transporte pesado forjan una fila kilométrica desde la frontera costarricense con Nicaragua.

HONDURAS. La pérdida de unos 30 millones de dólares a otros países de Centroamérica más un severo embotellamiento de furgones provocó, hasta la fecha, la determinación de Costa Rica de cerrar su frontera con Nicaragua a transportistas extranjeros.

La prohibición de tránsito a los motoristas en su territorio entró en vigencia el lunes, después de la firma de dos decretos al respecto. Las medidas proceden a que las autoridades costarricenses aseguran que detectaron al menos 31 operadores foráneos con COVID-19.

Según la nueva decisión unilateral costarricense, una vez que los transportistas foráneos llegan a la zona limítrofe, un motorista local desinfectará la cabina del cabezal, tomará la carga -mediante un enganche hacia su propio contenedor- y se hará cargo de ella.

La afectación al trasiego de mercancías a través de transporte pesado no se hizo esperar. Sólo un par de días después, más de mil camiones están varados en la frontera, a la expectativa de poder llevar las cargas a su destino. Cuando menos unos 65 de esos contenedores son de procedencia hondureña. El estancamiento deja pérdidas millonarias.

FECAICA

La Federación de Cámaras y Asociaciones Industriales de Centroamérica y República Dominicana (FECAICA) se mostró desagradada con lo que está ocurriendo, asegurando que es dañino para el sistema logístico. Habló sobre la responsabilidad que recae sobre las compañías de transporte, las cuales no pueden ceder sus cargamentos a desconocidos.

«El transporte de mercadería es responsabilidad de la empresa que, en primera instancia, fue contratada para ese propósito; esta responsabilidad no puede delegarse a otra empresa que no tiene certeza del contenido del contenedor. Adicionalmente, trasegar la mercancía conlleva riesgos, como robos y accidentes, en donde el seguro únicamente puede ser cobrado por la empresa que contrató el dueño de la carga», detalló la FECAICA.

El experto en finanzas, José Luis Moncada habló con Diario TIEMPO Digital para brindar sus consideraciones acerca del tema. En primera instancia, señaló que habrá notables egresos al capital hondureño.

«El transportista hondureño no va a ganar lo suficiente sólo llevando la carga a la frontera. Y, para el dueño de la mercadería, conlleva más costo estar cambiando operador», explicó.

Antecedente: Covid-19: Costa Rica se «blinda»; niega tránsito de transportistas extranjeros

¿Y la integración de Centroamérica?

A criterio del experto, la tensión producida en la frontera efectúa de manera indirecta un llamado hacia el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA), organismos que procuran la unidad del istmo.

«Aquí es donde debemos de poner a prueba la integración centroamericana y a sus órganos para ello. ¿Qué harán el SICA y SIECA al respecto? Deben solucionar la problemática», planteó Moncada.

En ese sentido, explicó que ambas entidades tienen la potestad de definir políticas sanitarias al respecto, para no continuar generando perjuicios económicos al área; lineamientos a los cuales, en teoría, Costa Rica debería de mostrar sujeción.

«Hay una pérdida sustancial. El tema comercial se complica más con estas medidas, pudiéndose haber tomado alguna reglamentación regional sobre la temática», enfatizó Moncada, quien también es precandidato a la Presidencia por el Partido Liberal.

Por último cuestionó que Costa Rica imponga una medida unilateral; manifestó que, en su lugar, debería exigir requisitos al transporte para garantizar seguridad sanitaria, pero no cerrar la frontera.

¿La unión? «Casi un sueño»

TIEMPO también contactó a Adolfo Facussé, expresidente de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI) para conocer su reacción.

Como lo soñó con su poética palabra Francisco Morazán, Facussé aludió a la unión de los países de la región. No obstante, lamentó que, al menos en materia comercial, se quedó en precisamente eso: un sueño.

«Esto de que teníamos un mercado común centroamericano era casi un sueño, donde se quería supuestamente la unión de los países. El último país en adherirse fue Costa Rica; temían ‘contaminarse’ con el ‘relajo’ de los demás países», describió con tintes históricos el empresario.

«Da lástima que se pierde la visión de un mercado y una estrategia común para combatir estas cuestiones (crisis sanitaria). Cada vez es más fácil tomar medidas sin pensar en el efecto que puedan tener en la región. Aquí deberíamos enfrentar esta pandemia juntos», amplió.

Sobre la afectación a Honduras, estimó que no será tan severa. Eso, dado que Honduras no es un país que exporte en demasía y, menos, a Costa Rica. «A nivel centroamericano, es de los que menos perjuicio va a tener», expresó Facussé.

Facussé: Costa Rica adolecerá su propia decisión

No obstante, también dijo que, eventualmente, otras naciones centroamericanas cerrarán sus puertas a Costa Rica. Por tanto, «ellos no van a poder ir con sus productos a otro lado. Esto va a doler en ambos sentidos», afirmó.