Estados Unidos arremetió contra Cuba y Venezuela en su informe anual sobre terrorismo en el mundo, pero no llegó a incluir a esos países en su lista negra de Estados patrocinadores de terrorismo, en la que se mantienen Irán, Sudán, Siria y Corea del Norte.

El informe relativo a 2019 publicado el miércoles por el Departamento de Estado sirve de guía al Congreso estadounidense a la hora de determinar la ayuda exterior que se concede a cada país.

El Departamento de Estado considera que tanto Cuba como Venezuela mantienen un «ambiente permisivo» con diferentes grupos terroristas.

En el caso de Venezuela, Washington acusa al presidente venezolano, Nicolás Maduro, de «usar esas actividades criminales para mantenerse ilegítimamente en el poder», al mismo tiempo que elogia los intentos de señalar ese problema por parte del líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por medio centenar de naciones.

En concreto, EE.UU. expresa preocupación por la «creciente presencia» en Venezuela de la guerrilla colombiana Ejército de Liberación Nacional (ELN), así como por su colaboración con disidentes de la antigua guerrilla de las FARC, que firmó un acuerdo de paz en 2016 con el Gobierno colombiano.

El informe también alerta sobre la presencia en Venezuela de «simpatizantes» del grupo chií libanés Hezbollah.

Cuba no coopera

Respecto a Cuba, EE.UU. destaca la relación de la isla con Corea del Norte e Irán, ambos designados como Estados patrocinadores de terrorismo, así como la presencia de miembros del ELN, que viajaron allí en 2017 para iniciar unas negociaciones de paz ahora estancadas con el Gobierno colombiano.

En mayo de este año, el Departamento de Estado acusó a Cuba de «no cooperar completamente» en la lucha antiterrorista con Washington.

Esa designación refuerza su base legal para incluir a la isla en su «lista negra» de Estados patrocinadores de terrorismo, de la que salió en 2015 durante el proceso de deshielo orquestado por el ex Presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro.

Otro de los puntos clave del informe es el reconocimiento de que el ELN ha conseguido aumentar su control territorial en algunas zonas de Colombia al aprovechar los vacíos de las FARC.

Duque, un gran colaborador

Las autoridades colombianas estiman que actualmente el ELN cuenta con 3.000 miembros activos, 1.400 de ellos en la frontera con Venezuela; y calculan que 2.600 ex guerrilleros de las FARC han abandonado el proceso de paz. Entretanto,  unos 13.000 seguían comprometidos con ese pacto a fecha de diciembre de 2019.

No hay ninguna crítica al presidente colombiano, Iván Duque, en el informe, en el que se destaca la «fuerte cooperación» entre las dos naciones. La triple frontera de Argentina,

El informe también alerta sobre la presencia de operativos de Hezbollah en la Triple Frontera, que comparten Argentina, Paraguay y Brasil.

Nota relacionada: https://tiempo.hn/hezbola-en-la-agenda-de-pompeo-en-cita-sobre-terrorismo-en-colombia/

«EE.UU. sigue vigilante con aquellos individuos afiliados con grupos terroristas como el Estado Islámico (EI) y Al Qaeda. Estos han hecho intentos por explotar la región», apunta a continuación el informe.

Terrorismo en Brasil y Paraguay

En este punto, se destaca que en agosto de 2019 el FBI y las autoridades brasileñas comenzaron a investigar a un ciudadano egipcio supuestamente vinculado a Al Qaeda y que vive en Brasil.

La investigación sobre ese individuo, que presuntamente planeaba ataques contra EE.UU., todavía está en curso. Por otro lado, el Departamento de Estado destacó la colaboración de Argentina. Esto en términos de inteligencia en la Triple Frontera y alabó la decisión de designar en 2019 a Hezbollah como grupo terrorista.

Sobre Paraguay, Washington destacó que la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), fundada en 2008, siguió «perpetrando sabotajes y asesinatos» y destacó el ataque del pasado 18 de octubre en el norteño departamento de Concepción, donde una bomba explotó al paso de dos vehículos sin dejar heridos.