Caso del primo de Tony: EEUU comienza a acusar a co-conspiradores denunciados por AA

1470
CC-6
Según EEUU, es primo de "Tony", aunque su abogado lo niega. La Policía Nacional también salió al paso.

HONDURAS. Mauricio Hernández Pineda, quien podría ser el co-conspirador número seis (CC-6) es el primer acusado formalmente por Estados Unidos luego de la moción admitida por la Corte de Nueva York en el que nombran a los principales socios del «acusado», es decir, Juan (Tony) Antonio Hernández, los cuales fueron nombrados por Alexander Ardón, ahora testigo cooperante.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó la acusación en contra de Hernández el pasado miércoles 4 de septiembre. Aunque en el escrito no se hace referencia a que él es el CC-6, EEUU sí lo identifica como primo de Juan Antonio Hernández, lo que da lugar para creer que sí el sexto co-conspirador.

En ese sentido, se debe recordar que en la moción antes mencionada se señalan a más de 10 «CC», cada uno con una descripción sobre sus funciones dentro del Estado de Honduras, y sobre CC-6 se menciona que «pariente del ‘acusado’ (Juan Antonio Hernández) y CC-4.

«CC-6 era un oficial de alto rango en la Policía Nacional de Honduras, y es primo del acusado y CC-4», reza la moción.

Al mismo tiempo, se debe señalar que en la moción, CC-6 es mencionado junto a CC-3, CC-4 y CC-5 como personas con «posicionamientos más altos en rango en el Gobierno de Honduras».

Niegan parentezco

Por tal razón, se cree que Mauricio Hernández es el CC-6, aunque el abogado de «Tony» aseguró que el nuevo acusado y su representado no tienen afinidad familiar.

«El señor Mauricio Hernández Pineda no es pariente de nuestro representado Juan Antonio Hernández Alvarado. Siendo absolutamente falso el argumento de que ambos tienen conexión familiar», dijo Melvin Edgardo Bonilla, apoderado legal de «Tony» Hernández.

Comunicado íntegro del apoderado legal de «Tony» Hernández.

Lea aquí la nota: Niegan conexión familiar entre “Tony” y expolicía Mauricio Hernández

Policía y Corte coinciden: Mauricio Hernández sí estuvo en la institución

Por otro lado, la acusación en contra de Hernández Pineda dice que él es un exoficial de alto rango de la Policía Nacional de Honduras, quien, según Estados Unidos, valiéndose de su posición, facilitó el tráfico de drogas por Honduras.

«Mauricio Hernández Pineda traicionó sus obligaciones como oficial de la Policía de hacer cumplir las leyes de su país y evitar el tráfico a través de Honduras, y en su lugar facilitó los envíos de toneladas de cocaína que llegaron a los Estados Unidos», se lee en la acusación del Departamento de Justicia.

«Entre otras cosas, Hernández Pineda proporcionó seguridad armada, incluidas personas que usaban ametralladoras, para envíos de toneladas de cocaína. También proporcionó a sus coconspiradores información confidencial de las fuerzas del orden público sobre las operaciones planificadas para que evadieran la detección mientras transportaban cocaína a través de Honduras», continúa el escrito.

Según la acusación, a cambio de todo esto, Hernández Pineda «recibió cientos de miles de dólares en ganancias de drogas».

Rubén Darío Santos Rivera. cónyuge de Marlene Alvarenga, es un expolicía que la institución depuró en mayo de 2016. A él lo mencionaron en el juicio contra Fabio Lobo.

Depuración

No obstante, tras el vinculamiento de otro exficial, la Policía Nacional de Honduras salió al paso, y ese mismo miércoles emitió un comunicado alegando que, en efecto, Hernández formó parte de la institución, pero que la institución lo depuró el 23 agosto del 2018 por «reestructuración».

Comunicado de la Policía Nacional de Honduras.

Los cargos que enfrentará

A Mauricio Hernández Pineda lo acusan de cometer los mismos delitos que Juan Antonio Hernández, excepto mentir a agentes de la DEA.

Hernández Pineda está acusado de tres cargos:

  1. Conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos. Esto conlleva una sentencia mínima obligatoria de 10 años de prisión. La pena máxima sería de cadena perpetua.
  2. Usar y transportar ametralladoras y dispositivos destructivos durante, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover la conspiración de importación de cocaína. Dicho delito se paga con una sentencia mínima obligatoria de 30 años en prisión. Una sentencia máxima de cadena perpetua.
  3. Conspirar para usar y transportar ametralladoras y dispositivos destructivos durante, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover la conspiración de importación de cocaína. La sentencia máxima es de cadena perpetua.

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Hernández Pineda se enfrenta a tres cadenas perpetuas. Esto, en caso de hallarse culpable.