TEUCIGALPA, HONDURAS. –El Cambio Climático ya es una realidad. El fenómeno ambiental se está «comiendo» las costas de Honduras y ahora solo queda «adaptarse a él o arriesgarse a morir», según advirtió el biólogo Gustavo Cabrera en una extensa entrevista concedida a Tiempo Digital y Tiempo TV.

Para este experto, desde el año 2010 se han perdido alrededor de 600 metros de línea costera en las comunidades de las barras de Motagua y Cuyamel en el municipio de Omoa, zona norte de Honduras.

Un biólogo hondureño confirma que desde el año 2010 el país perdió alrededor de 600 metros de la línea costera en Omoa.

Cabrera, miembro de Cuerpos de Conservación Omoa, aseguró, además, que son casi 100 familias, residentes en ese epicentro del cambio climático, las que están en riesgo por los efectos de ese indetenible cambio ambiental.

«Principalmente son 84 familias que viven en la comunidad de barra de Motagua y Cuyamel, zona donde básicamente los efectos del cambio climático se pueden ver a simple vista», aseveró Cabrera.

Los daños ya arrasaron con 50 viviendas en ese sector. «Ellos no tienen para donde irse y están en riesgo porque el mar ya se comió toda la zona costera de donde ellos viven, sus casas están destruidas y el mar sigue avanzando», alertó el biólogo.

“Ya no se puede vivir por que el mar está cerca de nuestras viviendas y todos estamos preocupados y en zozobra”, Yessenia Castro, habitante.

En la siguiente imagen se evidencia el aumento del mar hacia la costa, específicamente en la barra de Motagua y Cuyamel. Expertos graficaron en cuatro fotografías como el mar se introdujo hasta alcanzar un poste que utilizaron como referencia; por su parte, una palmera que en 2012 estaba alejada del mar, para 2014 ya la había desbordado en su totalidad.

Gráfica de como el mar se introduce al litoral costero de Omoa, según los Cuerpos de Conservación de Omoa.

Testimonios 

Dos años después de que miembros de Cuerpos de Conservación de Omoa identificaran el problema, pobladores de los sectores afectados mostraron mayor preocupación al corroborar que las predicciones de los biólogos se cumplían de forma acelerada.

«Se ve una  soledad y tristeza. Ya no hay  pláticas con los vecinos sobre la siembra  o cosechas”, declaró en abril de 2012, Pablo Ortega, residente de la Barra del Motagua, a una asociación en pro del medio ambiente.

“Ya no se puede vivir por que el mar está cerca de nuestras viviendas y todos estamos preocupados y en zozobra”, agregó Yessenia Castro.

“Es caótica la situación de la comunidad de la Barra, no tenemos futuro, los cultivos de arroz, frijol no se dan bien debido al salitre del mar, no tenemos donde ir y pedimos una reubicación para no estar con esta zozobra todos días”, finalizó Nora López.

El cambio climático ya está en Honduras, así lo muestra el más reciete monitoreo de la costa en Cuyamel, Omoa, a través de esta secuencia fotográfica.

Lea también: Banhprovi financiará a 8,7% de interés para mitigar cambio climático

¿Qué es el cambio climático?

Todos en algún momento hemos escuchado sobre la amenaza del cambio climático, pero pocos sabemos el verdadero significado, incluso lo confundimos con el calentamiento global, este último es una de sus causas.

Para poder entender el término es importante saber que el efecto invernadero es un proceso natural que permite a la Tierra mantener las condiciones necesarias para albergar vida.

En ese sentido, el problema radica en el aumento de la emisión de gases de invernadero a la atmósfera por parte del ser humano. Estos retienen más calor del necesario y como resultado, aumenta la temperatura media del planeta y se produce el calentamiento global.

Todo ello está conjuntamente ligado al Cambio Climático y entre los impactos de este fenómeno destacan el derretimiento de la masa de hielo en los polos, que a su vez provoca el aumento del nivel del mar.

¿Mitigaron los daños?

Lo anterior, produce inundaciones y amenaza los litorales costeros, incluso pequeños estados insulares están en riesgo de desaparición. Este es el escenario al que hoy se enfrenta Honduras y a un paso acelerado.

Así lo muestran estudios realizados por biólogos hondureños que hasta la fecha solo han recibido promesas de las autoridades que ayudarán ha mitigar los daños. Pero esos compromisos verbales aún no se ven en la comunidad de barra de Motagua y Cuyamel, donde casi cien familias continúan en riesgo. Y ellos solo son un ejemplo.

Pero los hallazgos encontrados por los miembros de Cuerpos de Conservación de Omoa no es un tema nuevo. En el año 2000, Honduras presentó un informe oficial el cual reveló que el impacto del calentamiento global y el cambio climático sobre Honduras era una realidad.

Sin embargo, 25 años después, poco o nada se ha hecho por mitigar los acelerados efectos negativos hacia Honduras de este fenómeno mundial.