TEGUCIGALPA, HONDURAS. El presidente del Banco Central de Honduras (BCH), Manuel Bautista, advirtió que todos los billetes dañados intencionalmente con palabras ofensivas no serán aceptados porque pierden su valor.

En ese sentido, Bautista recomendó a los bancos y comerciantes que no acepten estos billetes manchados en Honduras. Esto, porque inmediatamente quedarían sin ningún valor.

No aceptarán los billetes manchados en Honduras

«El Banco Central no puede aceptar un billete dañado intencionalmente. Se aceptan los billetes dañados por su uso normal, si se rompen por accidente se reponen. Pero, los dañados intencionalmente no se puede cambiar», dijo el funcionario.

Seguidamente, aconsejó que tanto los bancos como los comerciantes deben de tener cuidado con estos billetes porque tendrán problemas.

Además, el presidente del BCH sugirió a la población que no acepten el dinero manchado.

Manuel Bautista, presidente del Banco Central de Honduras (BCH).

«Estas personas que dañan un billete deben entender que el mismo inmediatamente pierde el valor. Otro es que ese dinero no será aceptado, el BCH no los recibirá», reiteró Bautista.

Finalmente, cerró diciendo que la construcción de un billete nuevo tiene un costo entre 80 centavos y 1.10 lempiras.

Lea también: Expertos: Economía hondureña será afectada por disturbios


“Honduras tiene una economía que favorece a los más pudientes”: Julio Raudales

El presidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), Julio Raudales, consideró que el crecimiento económico del país no es lo suficiente para mejorar la reducción de la pobreza.

También, el experto comentó que ese aspecto no mejora la caída de la pobreza en un punto. “Si bien es cierto que disminuye la pobreza cuando hay crecimiento, pero la pobreza disminuye menos de lo que aumenta el crecimiento económico”.

El titular expresó que es necesario buscar mecanismos que permitan que el impacto del crecimiento económico sea más favorable. “Honduras tiene una estructura económica que favorece únicamente a los grupos económicos más pudientes”.

“Es importante establecer una estructura que permita que el crecimiento económico beneficie más a los pobres”, añadió. Además, puntualizó que el crecimiento económico sí tiene un “impacto positivo” en la reducción de la pobreza. Sin embargo, en Honduras no es suficiente para generar caídas en la pobreza.