Trasciende secuestro del hijo de un pastor evangélico en Santa Bárbara

Sacaron a su familia del vehículo y se lo llevaron el mismo.

258
secuestro del hijo de un pastor evangélico
El pastor ya habría presentado el caso ante las autoridades.

SANTA BÁRBARA. Este día en horas de la mañana trascendió la noticia del secuestro del hijo de un pastor evangélico en la zona occidental del país.

Información preliminar indica que el joven se conducía junto a su padre, madre y esposa en su vehículo cuando fueron interceptados por desconocidos. Esto ocurrió a la altura de la aldea El Chile.

Según se notificó, varios individuos se bajaron del vehículo desconocido y a punta de armas R-15, bajaron a toda la familia. Acto seguido, procedieron a llevarse el hijo del pastor en su vehículo, dejándolos a la deriva en horas de la noche.

Trasciende que se trata de un secuestro, puesto que ya se han comunicado con la familia del pastor. Además, ya se les ha solicitad una cantidad de dinero.

Asimismo, la narración de los hechos señala que los delincuentes dejaron abandonado el vehículo en el cual llegaron. Miembros de la Policía Nacional estarían notificados del incidente e iniciarían investigaciones sobre el mismo.

Todavía se desconoce cuánto dinero se le pidió a la familia. Además, no se sabe si ellos están en la posibilidad de pagarlo. El pastor evangélico está designado al área de Protección, Santa Bárbara.

OTRAS NOTICIAS

Agentes policiales dieron detención el pasado 16 de junio a una mujer en el municipio de Puerto Lempira, Gracias a Dios. Eso por suponerla responsable de pertenecer a una banda de secuestradores.

La mujer fue detenida por tener vigente una orden de captura por el delito secuestro. Eso, en perjuicio de cinco personas de origen costarricense, hecho que se registró el pasado 10 de junio.

Lea también: Policía rescata costarricenses secuestrados en La Mosquitia

La miembro de la supuesta banda de secuestradores, se identificó como Seldita Pedro Balderramos de 49 años de edad. Esta ciudadana es originaria de Gracias a Dios y reside en su lugar de detención.