Policía muestra su nueva cara en desalojo de estudiantes de la UNAH

322

Tegucigalpa. Elementos de la Policía Nacional de Honduras, en un temeroso acto de represión y salvajismo puro, rociaron con gas pimienta los rostros de varios defensores de derechos humanos y estudiantes universitarios que mantenían las tomas en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

El hecho ocurrió la tarde de ayer viernes en el interior de las instalaciones de la máxima casa de estudios en el campus de Ciudad Universitaria.

A pesar que los defensores y alumnos estaban ya rendidos al interior de un microbús, los agentes policiales les lanzaron gases lacrimógenos al interior del vehículo.

Lea también:  Defensores de DDHH denuncian abuso de poder en desalojo de UNAH

Al momento de salir del automotor por los gases, los efectivos policiales les seguían tirando gas pimienta en la cara. Así queda registrado  en el vídeo.

Es así, que los defensores y los estudiantes no se sobreponían al efecto de los gases, lanzados por elementos policiales.

Y si como el abuso no fuera suficiente,  los uniformados no dejaron que los afectados  se atendieran entre sí. Al contrario, procedieron a ponerles las “chachas” con las manos hacia atrás para que no pudieran limpiarse el gas de sus rostros.

Oídos sordos de los policías

Uno de los defensores de DDHH pedía a un oficial de apellido Colindres que les diera cinco minutos. Esto, para poder organizarse y someterse a la autoridad, mientras un agente gordo y canoso buscaba la forma de abrir la puerta del microbús a fin de someterlos a la impotencia y emprenderla a golpes.

“¡Dennos cinco minutos para arreglarnos!”, le solicitaba a los policías uno de los agravados la tarde de aye.

Cabe mencionar que el video fue grabado y publicado por el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU).

En el mismo, los universitarios denunciaron la manera en que los agentes policiales pretendían bajar por la fuerza a miembros del Centro de Investigación y Promoción de Derechos Humanos (Ciprodeh); y el Observatorio Ecuménico de DDHH para arrestar y golpear a los jóvenes que estuvieron en protesta en contra de las autoridades de la UNAH.

Las solicitudes de los afectados no hicieron eco en los iracundos servidores policiales. Ya que en todo momento asediaron la unidad prestada por el Comisionado Nacional de Derechos Humanos (Conadeh).

El vehículo en el que se transportaban los defensores de DD.HH. fue decomisada por las autoridades, que procedieron a remolcar con una grúa.

En la medida que proseguía la represión, los reclamos de los afectados era evidente. “¿Por qué no van a las colonias donde están los mareros?”, decían los defensores.