Famosos como Ryan Reynolds, Glenn Close, James Franco, entre otros, se unen por migrante hondureña

El video tiene una duración de cuatro minutos, y participan actores como Maggie Gyllenhaal, Julia Louis Dreyfus, Lena Waithe, James Franco, Jake Gyllenhaal, Ryan Reynolds, entre otros más, cada uno pronunciando un pequeño fragmento de la carta

0
381

Honduras. Muchos actores famosos unieron su voz para apoyar a Miriam, migrante hondureña que fue separada de su bebé por las autoridades fronterizas de los Estados Unidos (EE.UU.).

Cabe mencionar que el hijo de la hondureña tiene 18 meses. A él se lo arrebataron de los brazos a su progenitora luego de cruzar la frontera.

La catracha dejó su casa en El progreso, departamento de Yoro, el 15 de enero de 2018.

Asimismo, llegó a Estados Unidos para solicitar asilo en un cruce fronterizo oficial. Sin embargo, en vez de recibir ayuda se enfrentó a la separación de su bebé.

No obstante; Ryan Reynolds, Oscar Isaac, Glenn Close, Julia Louis-Dreyfus, James Franco, Jamie Lee Curtis, entre otros, crearon un vídeo que se ha vuelto viral y ha causado gran conmoción.

Lo anterior, gracias al significativo trasfondo del hecho, al menos 30 famosos leyeron la carta de esta madre. Ella lamentablemente está desesperada por volver a ver a su hijo.

“Soy la prueba de que los padres que están buscando asilo son separados de sus hijos sin razón”, expresa Miriam.

La madre hondureña escribió una carta donde relata todo lo que ocurrió desde que salió de tierras nacionales.

La buena voluntad de estos famosos, que se tomaron el tiempo para leer la carta de Miriam no es para menos.

En ese sentido, un grupo de artistas de Hollywood han levantado la voz para crear conciencia.

De esta manera, dan a conocer la terrible historia a través del hashtag #MyNameIsMirian.

Le puede interesar: Hondureño deportado clama por su hijo que sigue en el centro de detención en Texas

A Continuación la carta textual :

En la frontera me arrebataron a mi hijo. Vine a Estados Unidos el 20 de febrero de 2018 para buscar asilo político. Mientras caminaba por la frontera internacional, que conecta Brownsville, Texas con Matamoros en México, el miedo me consumía. Caminaba sin saber qué me deparaba el futuro. Al mismo tiempo, estaba dejando atrás una vida llena de peligro. Huí de mi casa en Honduras con mi hijo de 18 meses después de que la violencia se apoderó de nuestras vidas. Ahora, con mi hijo en mis brazos, busqué entrar a los Estados Unidos para buscar un refugio.

Sabía que el proceso de asilo tomaría un tiempo, y que era posible que a mi y a mi hijo nos detuvieran por un tiempo mientras esperábamos a que un juez decidiera nuestro futuro. Pero nunca me imaginé que me lo quitarían. Pronto descubrí cómo es que el sistema de inmigración de Estados Unidos realmente funciona. Después de que le dije a los oficiales que estaba buscando asilo, me llevaron a un cuarto para hacerme preguntas sobre el porqué quería entrar a su país. Les hablé del peligro que enfrentaba en Honduras como resultado de una represión militarizada contra las protestas que se suscitaron por los resultados de unas elecciones. Todos los días desaparece gente. Huimos después de que los militares atacaron nuestro hogar.

Fue la ultima vez que mi hijo durmió en mis brazos

Me llevé todos los documentos que confirmaban mi identidad y la de mi hijo, incluido mi identificación hondureña, su certificado de nacimiento y su registro del hospital donde nació y los dos documentos que me certificaban como su madre. Los oficiales guardaron mis papeles y nunca preguntaron nada sobre mi hijo. Pasamos la noche en un centro y esa sería la última noche en que mi hijo durmió en mis brazos. Cuando despertamos a la mañana siguiente, oficiales de migración nos llevaron fuera del centro donde había dos autos esperando. Me dijeron que yo iría a un lugar y mi hijo a otro. Varias veces les pregunté por qué, pero nunca me dijeron la razón.

Me obligaron a ponerle el cinturón de seguridad en el auto

Mientras buscaba las hebillas del cinturón, mis manos temblaban y mi hijo comenzó a llorar. No me dieron un momento para consolarlo y cerraron la puerta. Pude ver a mi hijo a través de la ventana, él también me miraba esperando que me metiera al auto con él, pero no me dejaron. Comenzó a gritar mientras el coche se alejaba.

Me llevaron al Centro de Detención Port Isabel en Los Fresnos en Texas. Apenas si me podía mover, hablar o pensar sabiendo que mi hijo no había estado alejado de mi antes y ahora estaba solo en otro centro del gobierno. Al día siguiente, me dijeron que se lo habían llevado a un hogar de acogida en San Antonio, Texas, pero no me dijeron quién cuidaría de él, cuánto tiempo estaría ahí y cuando podría volver a verlo. Me dieron un número de teléfono para hacer una llamada, pero no tenía acceso al teléfono.

Dos días después, me transfirieron al Centro de Detención Laredo donde pude llamar a mi hermana para que me ayudara. Le permitieron ver a mi hijo a través de una video llamada, pero yo no podía verlo ni ver fotografías suyas. Mi hijo es muy pequeño como para hablar, pero al menos le dejaron escuchar mi voz. No sabía si algún día la olvidaría. En esos días de desesperación, después de semanas de estar detenida, me encontraba en un punto crítico. Afortunadamente, conocía a otras dos mujeres, Laura y María, que también estaban detenidas y quienes me ayudaron para encontrar fuerza. Me dijeron que debía superar la separación de mi hijo y que debía salir a buscarlo.

Traslado al centro de detención en EE.UU.

Cuando me trasladaron a tres centros de detención distintos por todo Texas, recé, limpiaba todo, tomé clases de inglés, hice cualquier cosa para mantenerme concentrada en la posibilidad de recuperar a mi hijo y no sufrir el dolor de perderlo. Le pedí a Dios que me ayudara a mantener mi espíritu fuerte y él respondió.

El 3 de abril, un juez de migración aceptó que mi solicitud de asilo era válida y que me dejarían libre un par de semanas más tarde. Así tendría la capacidad de pedir a la Oficina de Reinstalación de Refugiados que me regresaran a mi hijo. El 2 de mayo, me entregaron a mi hijo después de haber estado separados dos meses con 11 días. No hay palabras para describir el momento lleno de alegría en que pude abrazarlo. No podía dejar de besar su cara. Todo este tiempo que estuvimos separado, mi hijo fue la única razón por la que me mantuvo fuerte y por la cual, finalmente, lo vi como si se tratara de una visión. Este mayo celebré mi primer Día de las Madres con mi hijo en Estados Unidos.

Soy la prueba de que los padres que están buscando asilo, son separados de sus hijos sin razón.Mi corazón está con las madres que siguen buscando a sus hijos. Rezo por ellos para que consigan la fuerza y encuentren personas que puedan ayudarles a cargar con la pena como otras mujeres me ayudaron a mi. Frente a tanta crueldad, eso hace la diferencia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here