Varios cadáveres fueron entregados en la morgue capitalina

314
Morgue capitalina
Morgue capitalina

TEGUCIGALPA. Varios cadáveres fueron entregados en las últimas horas en la morgue capitalina, en su mayoría producto de muertes trágicas.

Lo anterior según los registros del Instituto de Ciencias Forenses.

Uno de los cuerpos entregados pertenece a Marlon Rosendo Meza de 34 años de edad.

Rosendo Meza, perdió la vida luego que junto a otros compañeros cortaba un árbol con una motosierra y fue severamente golpeado por un tronco dejándolo gravemente herido.

Por lo que fue trasladado a un centro médico local donde posteriormente falleció.

Esta madrugada su cuerpo fue retirado por su hermano de la morgue capitalina.

Quien también trabajaba en esa misma actividad, pero que con lo sucedido aseguró que dejará ese empleo.

Matan a pareja

Asimismo, fueron retirados los cadáveres de un hombre y una mujer quienes supuestamente fueron asesinados por el exmarido de la fémina.

Luego de encontrarlos en circunstancias íntimas en una comunidad del departamento de La Paz.

Los occisos que fueron ultimados con arma de fuego, eran María Adriana Lorenzo García de 34 años y Rosendo Lorenzo López de 35 años.

Ambos muertos en un solo hecho violento y cuyos cuerpos fueron retirados juntos de la morgue capitalina y trasladados en un vehículo de la Fiscalía hacia su lugar de origen.

Otro cuerpo que ingresó a la morgue capitalina y que fue levantado en el Hospital Escuela Universitario (HEU).

Es el perteneciente a Ángel María González Mendoza de 46 años de edad.

Nota relacionada: Ocho muertos registra la morgue capitalina este miércoles

Un guardia de seguridad fue atropellado anoche por un vehículo tipo camioneta, color negro.

Conducido por una dama en el momento que el ahora occiso se cruzaba el anillo periférico a la altura de la Residencial Honduras.

Gravemente herido, el guardia fue trasladado en un vehículo pick-up hasta la sala de emergencias del HEU, donde finalmente expiró.

Mientras que los ocupantes de la camioneta permanecieron en su interior hasta que llegaron las autoridades por temor a represalias por parte de los familiares del celador.