Una anciana vende su casa para vivir en un crucero

235

Tras la muerte de su marido en 1997, Lee Wachtstetter, de 86 años, vendió su casa de cinco dormitorios en Florida para llevar una vida de lujo y hacer realidad sus sueños.

La mujer lleva casi siete años viviendo en el barco de cruceros japonés Crystal Serenity, que tiene 11 años y puede acomodar hasta 1.070 pasajeros. El período de su estancia a bordo es más que el de la mayoría de los 655 miembros de la tripulación, informa el portal ‘USA Today’.

Ovejas pastan en una colina en Purakaunui, cerca de la ciudad de Dunadin, Nueva ZelandaEl trabajo de 267.000 dólares al año y tres meses de vacaciones que nadie quiere.

Según confiesa la mujer, fue su marido el que le abrió el mundo de los cruceros y desde entonces los viajes marítimos se convirtieron en su pasión. «Durante nuestro matrimonio de 50 años hicimos 89 cruceros. Yo he hecho casi un centenar más y 15 cruceros por el mundo», dijo Wachtstetter, añadiendo que dejó de contar el número exacto después de los primeros 100 viajes.

La estancia de la mujer en un camarote privado en el Crystal Serenity se estima en 164.000 dólares al año. Wachtstetter participa de manera activa en la mayoría de los entretenimientos que ofrece el crucero, viendo películas, asistiendo a conferencias, cenas y fiestas. Lo que más le atrae en el barco de cruceros japonés es su programa de baile. La anciana destacó que echa de menos su familia, pero consigue estar en contacto con sus tres hijos y siete nietos a diario mediante su portátil.

 

RT