Testigos afirman: canadiense murió en Roatán por negligencia del hotel Media Luna

1033
canadiense murió en roatán
Sumado a la tragedia, la calle de ingreso al hotel está en mal estado y la ambulancia no pudo llegar. El canadiense fue trasladado en un vehículo particular para el encuentro con los paramédicos.

ISLAS DE LA BAHÍA. El lunes, un canadiense murió en Roatán, zona insular de Honduras, y aunque inicialmente se manejaba que una subida en la marea provocó su deceso, testigos del caso afirman que fue por negligencia del hotel Media Luna o Half-Moon Resort.

Tony Imen de 37 años de edad, originario de Mississauga en Ontario, Canadá, vino a disfrutar del paraíso isleño. Sin embargo, no esperaba que problemas de salud lo llevaran a perder la vida en territorio hondureño.

Inicialmente, la versión brindada por el Cuerpo de Bomberos y personal del hotel Media Luna, donde se hospedaba el canadiense, explicaba que Imen ingresó al mar a nadar y cuando subió la marea no pudo salir.

Lea la versión inicial del caso: Canadiense entra al mar a nadar, sube la marea y muere ahogado en Roatán

Otras personas que se hospedaban en el hotel desmintieron la versión. Jeffry Caballero, que junto a su familia disfrutaba en Roatán dijo que el canadiense sufrió un ataque al corazón mientras estaba con su amigo a menos de cinco pies de profundidad.

Caballero cuando presenció la escena, junto a su hermano, estudiante de Medicina en Estados Unidos, y su madre, que es enfermera, lo sacaron del agua. Él explicó que el canadiense ya no tenía pulso pero empezaron la resucitación cardiopulmonar.

Al ver que no respondía, solicitaron al personal del hotel una máquina AED (desfibriladora automática externa), y aunque se supone que el equipo médico completo es una de las exigencias para los complejos como Media Luna, no lo encontraban.

Canadiense murió en Roatán por negligencia

Máquina AED: Llamadas desfibriladores externos automáticos (AED, por sus siglas en inglés) tienen almohadillas o paletas para colocarlas sobre el pecho durante una emergencia potencialmente mortal. Utilizan computadoras para revisar automáticamente el ritmo cardíaco y dar un choque súbito. Solo cuando este se necesita para hacer que el corazón recobre su ritmo correcto.

Cuando por fin ubicaron el equipo médico del hotel, la máquina AED estaba descargada y no pudo utilizarse. Además les pidieron un tanque de oxígeno pero permanecía completamente vacío.

«Las estadísticas demuestran que si se utiliza la máquina de AED a los pocos minutos para resucitar hay una buena probabilidad de salvar a la persona. Pero este hotel negligente no estaba preparado», manifestó Caballero.

Explicó que el hotel no estaba preparado para este tipo de emergencias médicas. Tomando en cuenta que tampoco el personal sabía qué hacer y los turistas tuvieron que actuar.

Cuando llamaron a una ambulancia, el vehículo ni siquiera pudo ingresar. Puesto que la carretera de entrada al hotel está en mal estado, añadió el denunciante.

A criterio del turista estadounidense, deberían demandar al hotel Media Luna por negligencia. Y según comentó, la familia de Tony Imen lo hará; ya se están coordinando las acciones legales con abogados hondureños.