Canadiense entra al mar a nadar, sube la marea y muere ahogado en Roatán

268
canadiense en roatán
Los socorristas del Cuerpo de Bomberos trataron de salvarle la vida pero ya no tenía signos vitales.

ISLAS DE LA BAHÍA. Un ciudadano de origen canadiense perdió la vida este lunes en horas de la tarde en Roatán, zona insular de Honduras, luego de que entró al mar a nadar y cuando subió la marea no pudo salir de las profundidades a tiempo.

El incidente ocurrió ayer a eso de las 4:00 p.m. La víctima fue identificada como Tony Imen de 37 años de edad, originario de Mississauga en Ontario Canadá.

Se informó que Imen estaba alojado en un resort, ubicado a orillas de la playa en Roatán. A medida que iba atardeciendo quiso aventurarse a explorar el agua cristalinas de las islas y de pronto la marea empezó a subir.

Al canadiense no le resultó posible salir a tiempo, por lo que empezó a ahogarse. Aunque una empleada del hotel notificó con rapidez al Cuerpo de Bomberos, no pudieron salvarle la vida. El treinteañero ya no tenía signos vitales, según informaron.

Las investigaciones sobre el caso ya empezaron. Desconocen por qué el ciudadano no pudo salir del agua para salvarse. Desde ayer, lunes, empezaron las gestiones y procesos respectivos para la repatriación del cuerpo.

Canadiense en Roatán: desapareció buceando

En el mes de enero de 2017, una canadiense en Roatán también fue víctimas de las “traicioneras aguas cristalinas”. La buceadora profesional Maurene Patricia Lalonde decidió entrar a la zona coralina y nunca salió.

Lalonde estuvo desaparecida más de una semana y cuando lograr encontrar su cuerpo, descubrieron que había sido devorada por criaturas marinas. Cabe destacar que en ese momento la zona insular de Honduras estaba en alerta por el mal tiempo.

La canadiense desobedeció la prohibición de bucear y fue arrastrada por las corrientes. Aunque las labores de búsqueda eran arduas, sus restos se encontraron más de ocho días después en la calle que conduce a French Harbor.

Lea la nota completa: Forense: Criaturas marinas devoraron cuerpo de canadiense