Tegucigalpa: tirotean «rapidito» a inmediaciones del Estadio Nacional

180
rapidito tiroteado en el Estado Nacional
El conductor del bus está siendo atendido en el Hospital Escuela.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Un nuevo atentando de malhechores contra el transporte público se reportó esta mañana a la altura del Estadio Nacional.

La información preliminar que se maneja, es que un sujeto se acercó al lado del conductor cuando, sin mediar palabra, éste disparó al menos en seis ocasiones contra la humanidad del trabajador del transporte público.

Sin embargo, todos los disparos fueron dirigidos hacia la puerta del bus o «rapidito», impactando solamente uno en el cuerpo del conductor. Esto se dio al momento que la unidad con registro número 40, se encontraba detenida a la espera de abordar a más pasajeros.

Del mismo modo, testigos del hecho contaron que tras lo sucedido, el afectado se dirigió hacia el Hospital Escuela Universitario (HEU). Al llegar al centro asistencial, el perjudicado dejó el «rapidito» frente a la entrada principal y se dirigió a emergencias.

Cabe resaltar que la ruta que cubre el bus de color blanco, es UNAH, Prado, La Granja, Mercado y Aldea Suyapa.

Hasta el momento, no se conocen más detalles del hecho. Por su parte, las autoridades no se han manifestado ante este nuevo atentado contra el transporte público en la capital.

Rapidito
Estos fueron los disparos que el sicario habría impactado en la unidad de transporte.

Lea también: Choluteca: terrible confusión habría provocado celos en hombre que envenenó a sus hijos

Rapidito impactó con un muro generando caos 

Un conductor de una unidad de transporte «rapidito» se estrelló contra un muro tras golpear un vehículo turismo. Además, dañó una motocicleta y una mototaxi.

Según testificaron los vecinos, dentro de la unidad de transporte de color blanco, se conducían al menos cinco sujetos. El conductor del rapidito y otros acompañantes. Los cuáles, aseguraron, se bajaron como si nada hubiese pasado y se fueron con rumbo desconocido.

De igual forma, las personas que presenciaron el hecho, manifestaron que antes de ocasionar los daños, la unidad venía siendo perseguida por una patrulla de la Policía Nacional. Sin embargo, estos no procedieron a arrestar a los responsables.