Tabare Alonso: «no me voy de Honduras, se viene con nosotros para Alaska»

183
Tabare Alonso
El uruguayo Tabaré Alonso se despide de Honduras y continua su ruta hacia Alaska en su bicicleta.

HONDURAS. Tabaré Alonso, el uruguayo que disfrutó por cinco meses de la calidez humana que poseen los hondureños, se despide del país.

No obstante, antes de dejar tierras catrachas y continuar su viaje dijo: «no me voy de Honduras, se viene con nosotros para Alaska».

Tiempo de sobra le quedó al uruguayo para agradecer a los hondureños que le brindaron apoyo durante su estadía.

«No tengo palabras para agradecer a Honduras y a su gente catracha. Gracias, gracias», escribió.

En la memoria y en el corazón de este hombre que lucha por cumplir su sueño quedó grabada la bondad de los catrachos.

Por consiguiente, no solo agradece esa bondad, si no también la alegría de los niños, la humildad y «el cuidado casi sagrado con el que cultivan cada semilla, cada sueño, cada proyecto. !Dios bendiga a Honduras!», dijo el ciclista aventurero.

Es de mencionar que mientras vivió en Honduras, Alonso recibió mensajes inspiradores por lo que afirma que «su lucha inagotable (la de los hondureños) la llevaré conmigo siempre, en el camino de este sueño compartido. Nos vemos en la meta Alaska».

Lee completo el mensaje que escribió Tabaré Alonso tras dejar tierras catrachas 

«Hace tan solo cinco meses un desvío en el camino se convirtió en un regalo de la vida, un regalo de cinco estrellas azules pintadas sobre un fondo blanco que para mí representa hermandad. La hermandad de gente que bajo un lienzo de estrellas pintan sus sueños y te invitan ser parte de ellos y a quedarte tomando café un tiempito para siempre».

«Honduras me regaló de todo. Reí, lloré, me enamoré, me caí y me levanté. Recibí amor, amistad, hermandad, odio, recibí abrazos, besos, fotos, críticas, un millón de invitaciones, regalos, mucho café, preguntas, un juego de alforjas hechas de cuero que lamento no haber podido recibir en persona así como recibí la llave de honor de Elixir y la Ceiba, conocí familias que me dieron cobijo en su hogar. Le dije adiós a un gran amor».

«Que maravilloso país es Honduras. Me quedé con esa sensación de que me faltó por descubrir algo muy importante. Tengo tanto que reflexionar. Sin duda, una tierra de contrastes en la que estuve cinco meses aprendiendo de todo un poco. Pero casi me pierdo a mí mismo. Olvidé por completo lo que era dormir en mi hamaca, preparar mi comida, estar en silencio y en soledad y escuchar a las personas. Me aparté de mi vida nómada de resolver como se pueda con lo que tenga a mano».

Al cruzar la frontera, [El Salvador] recordé el momento justo cuando salí de casa a cumplir mis sueños. Recordé que cuando por un lado recibía el entusiasmo y las buenas vibras de mis hermanos, por el otro lado recibía las críticas de muchos amigos que desde el miedo me lanzaban sus advertencias y esperaban que fallara. ‘Tabare cuídate, cualquier cosa te regresas’. ‘Seguro te regresas a la vuelta de la esquina’. ¡Contrastes! Pasa en la vida, pasa hasta en los sueños… ero este sueño continúa.

Despedida 

Así que finalmente, no elegí el camino del corazón… decidí elegír el camino de este sueño incontrolable de conocer mi continente… Y finalmente es tiempo de una nueva despedida.

Ya del otro lado del lienzo de estrellas, no tengo palabras para agradecer a Honduras y a su gente catracha. No solo por la bondad que hay en sus corazones, si no por la alegría de sus niños, la humildad y el cuidado casi sagrado con el que cultivan cada semilla, cada sueño, cada proyecto. Dios bendiga a Honduras. Llevaré su inspiración y su lucha inagotable conmigo siempre, en el camino de este sueño compartido. Nos vemos en la meta: Alaska». 

Le puede interesar: El uruguayo Tabaré Alonso confiesa su amor por una hondureña, ¿se quedará o seguirá su sueño?