Sospechosa de coronavirus: «Lastimosamente me han usado como circo»

9738
coronavirus
Digna del Carmen Lorenzo señaló: "Lastimosamente me han usado como circo y han irrespetado mi vida.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La hondureña procedente de China, Taiwán, Digna del Carmen Lorenzo de 52 años, quien está en aislamiento en el hospital del Tórax, luego de que autoridades de Salud señalaron que debe estar en revisión por posible caso de coronavirus manifestó su descontento ante el trato que ha recibido.

En ese sentido, la paciente señaló que desde que desde que ingresó al país se le ha usado como circo irrespetando su vida. Además, explicó que ella venía de Taiwán con un poco de gripe y que los medios de comunicación la expusieron de forma exagerada.

Por medio de un mensaje Digna del Carmen Lorenzo señaló: «Lastimosamente me han usado como circo y han irrespetado mi vida. Yo llegué hoy de Taiwán y venía un poco agripada. Ya me hicieron pruebas. Me iban a dejar ya ir a casa pero los de Salud dijeron que mañana. Qué triste venir a un país que hace un show y los medios lo exponen a uno. Espero su respeto hacia mí y mi familia. Qué pena».

Lea también: Infectólogo: Caso de coronavirus no está confirmado; hay que mantener la calma

Personas realizaron comentarios ofensivos hacia la mujer por creer que tenía coronavirus

Cabe señalar que en varios vídeos que han circulado por medio de la web, trascendió la forma en que los encargados del área de Salud recibieron a la mujer. Cuando ella ingresó a las instalaciones del Aeropuerto Internacional de Toncontín, un grupo de enfermeros llevaron a la mujer en una silla de ruedas con la cabeza tapada con una bata epidemiológica.

Mientras los encargados trasladaban a la mujer hacia una sala para aislarla de la demás personas, un grupo de camarógrafos realizaban fotografías por uno de los pasillos.

Asimismo, cuando a la mujer se le trasladó dentro de una ambulancia hacia el centro asistencial donde sigue en revisión un grupo de personas reunidas en las afueras del inmueble le gritaban ofensas e insultos.

Entre los comentarios, se escuchaba un hombre grtitando que mataran a la mujer ya que así salvarían la vida de millones de hondureños.