La estadía de Santiago Solari en el Real Madrid, por las circunstancias, por cómo se produjo su llegada; y viendo los resultados y el juego de los primeros encuentros, parecía tener fecha de caducidad.

Muchos incluso parecían esperarle en cada traspiés del equipo. Pero el paso de las semanas y los buenos resultados han ido dando crédito al Real Madrid y al propio técnico argentino.

Y ese crédito y esos buenos resultados no han llegado en partidos sencillos, ni mucho menos. El Real Madrid de Solari empezó el año cediendo cinco puntos en dos partidos con un empate incomprensible en Villarreal y una derrota ante la Real Sociedad en el Santiago Bernabéu. Por aquel entonces, a pesar de haber ganado al Valencia en Liga y el Mundialito de Clubes en EAU, las aguas bajaban revueltas por Chamartín.

Pero desde aquel toque de atención, el Real Madrid de Solari no ha hecho otra cosa que crecer y crecer. Se impuso al Real Betis en el Benito Villamarín, una plaza bastante complicada -algo de lo que pueden dar fe en el Atlético de Madrid-, y al Sevilla en el Santiago Bernabéu en uno de los mejores encuentros de la era Solari. Siguió esa racha con las contundentes victorias ante el Espanyol, el Deportivo Alavés y el Atlético en todo un Wanda Metropolitano. Todo ello ha hecho a los blancos alzarse a la segunda posición de la Liga.

Copa del Rey

Si nos vamos a la Copa del Rey, el camino y las sensaciones son las mismas. El Real Madrid eliminó al Leganés en octavos de final, hizo lo propio con el Girona en cuartos de final y logró empatar a uno en el Clásico de ida de semifinales tras una actuación que dejó un sabor agridulce en el vestuario blanco teniendo en cuenta que el primer tiempo, de haber estado acertados en los metros finales, el resultado, muy probablemente, habría sido otro.

Así las cosas, el crédito de Solari en el Real Madrid parece tener ahora bastantes ceros, ya no solo por los buenos resultados, el buen juego y las mejores sensaciones, también por la gestión de una plantilla en la que hombres como Vinicius, Reguilón, Ceballos o Lucas Vázquez tienen una gran cuota de protagonismo. Muy merecida además.