Serena Williams llega a su “límite” por distanciamiento social

371
Serena Williams

Serena Williams asegura estar “al límite” por “la ansiedad” y “el estrés” que le provocan la cuarentena doméstica decretada por la crisis del COVID-19 y el distanciamiento social asociada a la misma.

En un mensaje divulgado a través de la red social Tik Tok la tenista estadounidense, de 38 años y ganadora de 23 títulos del Grand Slam, habla de una angustia rayana a la paranoia, que también experimentan muchas otras personas en todo el mundo a causa del confinamiento, especialmente aquellas con una vida normal activa.

Y es que el impacto de la pandemia actual no tiene precedentes, con atletas parados en todo el mundo por el COVID-19, que ha provocado la suspensión, cancelación o aplazamiento de casi todas las competiciones a lo largo y ancho del planeta, además de confinar en sus casas a un tercio de la población mundial.

“Estoy luchando con mis medios”, Serena Williams

Williams, ha admitido que las medidas de distanciamiento social impuestas por el nuevo coronavirus le han provocado «un aumento del estrés».

«Cada pequeña cosa me vuelve loca. Y por ansiedad quiero decir que estoy al límite. Cualquiera que estornuda a mi alrededor o tose me hace volverme loca. Mentiría si dijera que estoy bien. Al igual que la mayoría de la gente, estoy luchando con mis medios», mencionó Serena.

Serena no es la única con estrés

El entrenador del equipo australiano de críquet Justin Langer, aseguró que sus jugadores sufrieron trastornos psicológicos, algo que reveló un documental: «Estuvimos hablando esta semana por conferencia de la salud mental», declaró Langer.

Y siguió: «Especialmente con aquellos jugadores o miembros del cuerpo técnico que están solos en casa. Tenemos que vigilar a esos chicos y chicas para asegurarnos que están bien», añadió.

Por otra parte, a doctora Broderick asegura que una señal reveladora de la ansiedad en los deportistas puede ser las adiciones, el consumo de alcohol u otras drogas.

Muchos atletas, además, añaden a estas preocupaciones la de no tener ingresos económicos por la suspensión de las competiciones.

Esteban Espíndola: “Hay más gente que muere de hambre que por un virus”