Representantes de la ASJ habrían recomendado «reestructurar» Salud y Educación

1372
ASJ
Una fuente anónima reveló que los miembros de ASJ habrían asesorado al Poder Ejecutivo para el diseño de los dos decretos.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Miembros de la Asociación para una Sociedad Más Justa (ASJ) habrían asesorado al Poder Ejecutivo para diseñar los decretos de la «Ley de Reestructuración y Transformación en Salud y Educación», así lo reveló una fuente anónima a medios digitales del país.

Luego del caos provocado por la aprobación de dicha normativa, salió a la palestra pública los aparentes actores ocultos de estos dos proyectos de ley. Decretos que tenían como objetivo hacer una depuración al igual que efectuada en la Policía Nacional.

De acuerdo a lo revelado por la fuente, algunos miembros de la ASJ asesoraron al Ejecutivo para diseñar ambos proyectos.

En ese sentido, todo indica que los que construyeron la depuración policial intentaron hacer lo mismo en Salud y Educación. Sin embargo, no contaban con el rechazo del pueblo que salió a protestar en las calles.

Nota relacionada: Médicos y maestros piden derogar el «Estado de Emergencia en Salud y Educación»

ASJ siempre opina; ahora guarda silencio

De ese modo, la fuente anónima señaló a medios locales que es extraño que los representantes de la ASJ siempre opinan de todos los temas. Pero en esta ocasión se mantuvieron al margen de la problemática que aparentemente provocaron.

A efecto de eso, la pregunta que está en el aire es, si después de los actos de violencia que se generaron en el país, el Ejecutivo permitirá que algunos miembros de ASJ le sigan asesorando.

Para finalizar, la fuente expresó que la verdadera preocupación de esa oenegé es por el recorte de fondos de EE.UU. a su institución.

“Ahora estos andan viendo de dónde obtienen los recursos sin importar a quién o quienes sacrifican con ideas tomadas de los cabellos para obtener sus recursos y sacar a flote su organización”, criticó la fuente anónima.

Cabe reiterar que ayer, el Congreso Nacional eliminó y también dejó sin valor y efecto los dos decretos de la «Ley de Reestructuración Presupuestaria de Salud y Educación». Esto luego de protestas que dejaron saqueos en negocios privados y la quema de edificios históricos en El Centro de Tegucigalpa.