Municipales botan productos de vendedores ambulantes en la capital

237
policías municipales en Tegucigalpa
Como es de costumbre, policias municipales botaron los productos de vendedores ambulantes en la capital de Honduras.

TEGUCIGALPA. Malestar e indignación expresaron los vendedores ambulantes de la capital, luego que un equipo de policías de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (A.M.D.C), botaran el producto de éstos.

Luego de recibir la denuncia por parte de los vendedores informales capitalinos, de los abusos que son víctima a diario por parte de los elementos del orden municipal.

De acuerdo a los testimonios de uno de los afectados, ellos –policias municipales- llegaron sin aviso hasta el lugar donde ellos se encontraban vendiendo.

Posteriormente, comenzaron a decomisar los productos que los comerciantes tenían en sus carretas. Sin embargo, al ver resistencia de los vendedores comenzó una serie de forcejeos e insultos entre ambos.

Lea también: Vendedores ambulantes y policías se van a los golpes en el centro de Tegucigalpa

“Solo estamos trabajando para llevar el pan a nuestras casas señores de la alcaldía. Déjennos trabajar en paz, nuestros hijos tienen que comer también”, manifestó una vendedora.

Acto seguido, los vestidos de azul sin más tiempo que perder y con los ánimos caldeados tiraron al suelo lo decomisado. Tras ese acto de soberbia, los vendedores se molestaron y comenzó el intercambio de palabras.

A tal punto, que al ver el malestar de los negociantes informales, los agentes municipales se huyeron de la zona. En una de las imágenes se puede observar como un policía municipal le levanta el dedo –mala seña- a una de las afectadas.

 

No es la primera vez

Cabe mencionar, que no es la primera vez que agentes municipales de la  A.M.D.C. desalojan de manera abrupta a vendedores ambulantes.

De acuerdo a un video que circuló en las redes sociales, se observa cuando uno de los empleados de A.M.D.C. le dice que por no pagar el permiso de ventas se decidió desalojarla. De igual manera, se puede ver una de las latas donde ponen sus estufas a gas tiradas en el suelo.

“Está pagando uno, y todavía lo vienen a joder. No es justo, pagamos 300 lempiras mensualmente a la Alcaldía”, indicó la vendedora afectada.

Acto seguido, uno de los agentes municipales le contestó que “no está pagando, deje de hablar tonteras”.

El video aficionado se tomó en los alrededores de la capitalina Radio América. Donde se logra percibir el malestar de la vendedora informal.

“Este lugar de venta está nombre de Jesica”, les indicó el trabajador municipal a los comerciantes de baleadas.

Del mismo modo, se mira cuando una de las señoras apaga el fuego en la acera, producto del gas de la estufa que había sido tirada por los elementos municipales.

“Estos jodidos solo vinieron a recoger las papadas sin previo aviso. Y lo que da más cólera es que de ahí se hartan esos jodidos”, denunció uno de los acompañantes de la dueña del puesto de baleadas.

Luego de percatarse que estaban siendo grabados, los miembros de orden público de la A.M.D.C. se marcharon a veloz carrera. Dejando así, con pérdidas monetarias a este grupo de hondureños vendedores de baleadas y horchata.

“Yo le pago 300 lempiras al mes a esas basuras. Y vienen a agarrar las cosas como si fueran de ellos; aparte de joderlo aquí lo joden allá con las multas”, declaró la ciudadana afectada.

Finalmente, detalló que aproximadamente por culpa este acontecimiento dejó de ganar cerca de mil 500 lempiras. “Estamos hechos mi….. en este país hijo de p….”, dijo en tono molesto la vendedora de baleadas.