Entre mil y tres mil años de prisión rondaría pena para exautoridades del CAH

173
CAH
El delito cometido sería apropiarse indebidamente del dinero del Instituto de Previsión del Abogado.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El 13 de marzo y el 1 de abril del 2019 acudirán al juicio oral y público el expresidente del Colegio de Abogados de Honduras (CAH), Olvin Mejía Santos y otros exmiembros del gremio profesional, informó en las últimas horas, Carlos Silva, portavoz judicial de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Según indicó el vocero del Poder Judicial, los implicados se presentarán ante el Tribunal de Sentencia, órgano jurisdiccional que conocerá la causa seguida a los antes mencionados por apropiarse del dinero del Instituto de Previsión del Abogado indebidamente.

Junto al expresidente del CAH, Olvin Mejía, acudirán Josué Argeñal y Héctor Andino. A esos ex funcionarios se les acusa por el delito de apropiación y malversación de caudales.

Igualmente, se juzgará a Eliú Valladares, Rossell Euraque, Óscar Casco y Francisco Valladares. Lo anterior, por quedarse con recursos aportados por sus colegas al órgano de previsión.

Como se recordará los acusados guardan prisión desde noviembre de 2017. Eso, por una orden emitida por un juez a petición de la fiscalía hondureña.

Le puede interesar: CNA pide copias de cheques extendidos al expresidente del CAH, José María Díaz

Al menos 191 delitos se imputan al ex presidente del CAH, Olvin Mejía

En el caso del expresidente del CAH, se le imputan 191 delitos de administración de fondos públicos y privados de jubilaciones. Asimismo, por pensiones e igual número de delitos por falsificación de fondos privados.

Cabe indicar que el Código Penal establece que la pena del delito de falsificación de documentos privados es de tres a seis años de prisión. Mientras que, por administración de fondos públicos y privados de jubilaciones y pensiones es de seis a 12 años de reclusión.

A efecto de eso, en caso de que los imputados sean declarados culpables en juicio, enfrentaría una pena máxima de 3,438 años de prisión o una pena mínima de 1,719 años de reclusión por los dos delitos.

Según se informó, el latrocinio que sufrieron las arcas del CAH rondó por más de 500 millones de lempiras.