TEGUCIGALPA.- El asesor de la comisión de Arbitraje, Pedro Rebollar, presentó las valoraciones de los árbitros centrales que desarrollaron su participación en las semifinales del fútbol hondureño.

Resultado de imagen para pedro rebollar
Pedro Rebollar, asesor de la Comisión de Arbitraje.

El asesor mexicano inició contando que en el juego entre Marathón y Motagua el árbitro central que era Oscar Moncada estuvo a punto de abandonar la cancha del Yankel.

«En el partido Marathón-Motagua donde arbitró Óscar Moncada, tenemos que decir primero que fue un partido complicado; por todas las circunstancias que ustedes ya saben. Hubo acciones de juego donde el arbitraje fue permisivo un golpe de parte del jugador (Bryan Barrios); de Marathón haciendo herida en la cabeza del adversario (Roberto Moreira), se debió amonestar, pero solo se indicó falta«, inició diciendo.

Asimismo se refirió a la expulsión del defensor Denil Maldonado: «Fue por segunda amarilla, el árbitro indicó que vio un golpe en la confrontación donde él participó, esta fue provocada por una falta del capitán rival», explicó.

Terror en el Yankel Rosenthal

Rebollar contó el momento que vivió la cuarteta arbitral en el juego de Marathón ante Motagua al pasado sábado.

«Los agentes de seguridad no le dieron garantías a los árbitros, por lo que ocurría en los alrededores del Yankel. Estuvieron a punto de retirarse del encuentro”.

Agregando que: “Se tomaron un tiempo para analizar mejor la situación y se comprobó que la seguridad estaba controlando la situación y decidieron poner en marcha el juego; decisión que fue correcta porque se terminó bien el trabajo», contó.

Por otra parte fue consultado sobre la petición de Diego Vásquez de no nombrar a Melissa Pastrana para la final.

«Lo que digan o deje de decir, quien sea de los personajes dentro del fútbol, eso no va a ser tomado en cuenta para que nombremos o no quien consideremos tiene un buen desempeño; porque lo califica al Comisión de Árbitros en base a análisis técnico. En este negocio del fútbol cada parte tiene su trabajo; no debemos meternos en la que le corresponde a los demás. Por ejemplo, no comentamos de alineaciones. Somos respetuosos, que se rompa ese estigma», cerró Rebollar.